A 39 años del misterio del PP-VLU, el avión que desapareció de los cielos

Este martes 30 de enero, uno de los más emblemáticos y misteriosos casos de la aviación comercial latinoamericana cumplió 39 años, a pesar de que esta historia es poco conocida. Así como el misterioso del vuelo MH370 de Malasia y sus diversas teorías de conspiración, en 1979 un Boeing 707 brasileño desapareció sobre el Pacífico Norte sin dejar ningún rastro, a no ser las diversas teorías conspirativas detrás de esta misteriosa desaparición.

Popularmente conocido en Brasil y en algunos países en Sudamérica como “El Misterio del PP-VLU”, en referencia a la matrícula de la aeronave, la noche del 30 de enero de 1979 el Boeing 707-323C de VARIG era encargada de cumplir el vuelo carguero RG976 entre Japón y Brasil con una escala en el oeste de Estados Unidos, desapareció de los radares.

Su tripulación estaba compuesta por seis hombres liderados por el Capitán Gilberto Araújo da Silva, que poco tiempo antes había sido condecorado ‘Heroi Nacional Francés’ por el gobierno francés, así como por el gobierno brasileño con la Orden del Mérito Aeronáutico después de realizar un aterrizaje de emergencia en París debido a un grave incendio a bordo de un Boeing 707, resultante de un cigarrillo encendido en el baño de la aeronave; el saldo, 123 personas muertas de las 134  a bordo.

Además del Capitán Gilberto, lo acompañaban otros cinco hombres, el también Capitán Erni Peixoto Mylius -volando como Primer Oficial en dicho vuelo-, los Primeros Oficiales, Antonio Brasileiro da Silva Neto y Evan Braga Saunders y los Ingenieros de vuelo José Severino Gusmão de Araújo y Nícola Exposito.

En este vuelo, la aeronave recorrería más de 18 mil kilómetros, despegando del Aeropuerto Internacional de Tokio-Narita al Internacional de Río de Janeiro-Galeão con una escala técnica en el Internacional de Los Ángeles. Entre otros ‘ítems’, su carga principal y más valiosa eran 53 cuadros del pintor nipon-brasileño Manabu Mabe, valuados en aquella época por más de $1.24 millones de dólares que volvían a Brasil después de una exposición en Japón.

Cargado con veinte toneladas, el Boeing 707 despegó de la capital japonesa alrededor de las 20:23LT (GMT+9) para recorrer los primeros 8,815 kilómetros (4759 millas náuticas) en su primer tramo a Los Ángeles en un vuelo con una duración estimada cercana a las 12 horas. El último contacto con la tripulación del PP-VLU ocurrió a las 20:55LT (GMT+9), veintitrés minutos después de su despegue.

En plena guerra fría, después de su despegue de Tokio, la aeronave se dirigía hacia el noreste, donde debería volar en espacio aéreo internacional en las cercanías de la  entonces Unión Soviética, que en abril de 1978, había interceptado y derribado un Boeing 707 de Korean Air Lines después de violar su espacio aéreo por un error de navegación y que cuatro años más tarde, también interceptaría y derribaría otro Boeing 747 también de Korean Air Lines.

El segundo contacto del PP-VLU con el control de tráfico aéreo estaba previsto para las 21:23LT, cuando la aeronave debería reportar el control al sobrevolar un fijo utilizado para la navegación y monitoreo de progreso de vuelo, lo que nunca ocurrió. Por más de una hora, el control aéreo intentó sin éxito contactar la aeronave, decidiendo alertar de inmediato a las autoridades sobre la posible desaparición del vuelo RG976.

Rápidamente, aeronaves de búsquedas y embarcaciones de la Marina de Japón y de los Estados Unidos fueron desplazadas a la región del último contacto, a unos 200 kilómetros de la costa japonesa. Pero debido a la oscuridad de la noche, las búsquedas fueron suspendidas y reanudadas en la mañana del día siguiente. Las búsquedas se realizaron durante ocho días, sin éxito, ninguna señal de restos o objetos que pudieran pertenecer a la aeronave fueron localizados y por lo tanto, las labores de búsquedas fueron canceladas.

Ninguna investigación determinó lo que podría haber ocurrido con la aeronave, siendo la principal hipótesis una lenta despresurización en la cabina, que dejó a la tripulación inconsciente y la aeronave habría volado por horas con el piloto automático activado hasta quedarse sin combustible y caer en el mar o en alguna zona inhóspita de Alaska – zonas totalmente lejanas al área de búsqueda.

Sin embargo, hay varias versiones y teorías de conspiración sobre el misterio de la desaparición del PP-VLU. Dos de ellas señalan que los soviéticos habrían derribado la aeronave, después de una invasión del espacio aéreo soviético en la post-despresurización. La segunda, apunta a una supuesta carga a bordo que podría contener secretos sobre el Mikoyan-Gurevich MiG-25P . Y tú, ¿Qué crees que habrá sucedido con el vuelo RG976?

Fotos: Chris Chen/Flickr | Paul/Flickr

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com