Aeroméxico vs Emirates y la ruta a Barcelona…. ¡que oso!

A pesar de que Grupo Aeroméxico trato de torpedear los planes de la aerolínea Emirates tras su decisión de operar la ruta entre Dubái (DXB), Barcelona (BCN) – Ciudad de México (MEX), es ahora que la aerolínea de los Emiratos Árabes Unidos, solo está a la espera de los slots que otorgue la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para comenzar a operarla.

Así lo anunció el Presidente de Emirates Airlines, Tim Clark, durante la Asamblea General Anual de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), y también reveló que podría ser un Boeing 777-300ER (tentativamente), el caballo de batalla de la ruta.

Inicialmente, y como lo dimos a conocer a través desde una columna editorial en Transponder 1200, de nuestro corresponsal en Buenos Aires, Pablo Díaz, titulada, “La Quinta Libertad: Aeroméxico, Emirates y la ruta a Barcelona, novela en tres actos”, se detalló a modo de radiografía y secuencialmente la situación que guarda este “conflicto de intereses”, más de Grupo Aeroméxico que de Emirates.

No es secreto que muchas autoridades aeronáuticas en el mundo estén a merced de las decisiones y caprichos de las famosas aerolíneas ‘bandera’ que, en su mayoría reciben subvenciones gubernamentales y toda clase de privilegios para continuar en el podio, claramente y durante muchos años Grupo Aeroméxico se ha privilegiado.

Desde el 2007, Aeroméxico comenzó a operar entre los Aeropuertos Internacionales de Ciudad de México y El Prat, el vuelo hasta con cuatro frecuencias semanales, pero, tras cinco años de operaciones, la aerolínea mexicana decidió suspende las actividades hacia el aeropuerto español, argumentando una baja demanda y poca rentabilidad.

Ahora fue una de las Gulf Big Three (GB3), Emirates Airlines, que vio con buenos ojos esta ruta “empolvada” y de quien nadie se acordaba desde hace seis años.

Después de las intenciones de Emirates por explotar la ruta ¿Por qué a Aeroméxico de pronto se le antojó? ¿Será que mágicamente se volvió rentable?

Luego de la aprobación por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para que Emirates tuviera el beneficio de una quinta libertad en esta ruta, Aeroméxico decidió cancelar sus “planes”. Una decisión que parece nada comercial y que obedece más a un capricho.

En respuesta, los Directivos de Grupo Aeroméxico decidieron emprender acciones legales en contra de Emirates, por una supuesta competencia desleal, argumentando que recibe subvenciones del estado.

A todas luces, las acciones y comunicados expresados a mitad de mayo por la aerolínea mexicana, se habían escrito desde una pluma llamada Delta Air Lines, poseedora del 49% de las acciones de la aerolínea mexicana.

Es así que esta tragicomedia y su protagonista Aeroméxico, intentó –o por lo menos eso aparenta-, poner un lastre al desarrollo de la competitividad, frenar el incremento en la demanda de los mercados, pretendiendo fincar una barrera lacerante a los acuerdos internacionales y al beneficio del pasajero, que debe tener el derecho de elegir cuál es la mejor opción.

Todo esto, fue una máquina del tiempo que regresó a la época de Pan Am –por mencionar algunas-, cuando se pretendía monopolizar la aviación de aquella época.

¡Qué berrinche y que osos!

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com