Airbus A330neo, el delantero que no hace goles

La noticia no era inesperada, en realidad: Airbus anunció ayer que las negociaciones con American Airlines por la compra del los Airbus A330neo se dieron por terminadas, lo que le deja a Boeing el camino libre para venderle a la doble A el caballo de batalla de la nueva generación: Boeing 787 Dreamliner.

Para American, la historia de las conversaciones con Airbus empieza hace un buen tiempo, cuando hereda de US Airways un acuerdo por 22 A350-900 valuado en $3,200 millones de dólares. Teniendo en cuenta que ubica cada avión en un precio de lista de 160 millones, económicamente era muy ventajoso. Sin embargo, en la operación monstruosa de American Airlines, una línea de vuelo de 22 aviones es un problema.

AA pospuso la incorporación de los A350 por primera vez en julio de 2016, y una segunda vez en abril de 2017. Supuestamente, esa última postergación situaba la primera entrega de A350 para American en 2020, concluyendo el cronograma de entregas en 2024. Pero en un momento, surgieron otros planes.

Teniendo en cuenta que la compañía opera A330, se pensó en salir del aprieto del 350 modernizando esa flota con los A330neo. Tiene lógica, ya que más allá del evidente cambio de motor, comparten mucha de la logística y el mantenimiento con la generación anterior. Además, la transición de las tripulaciones es extremadamente simple.

La única contra seguía siendo el tamaño de la flota, porque la línea de vuelo de A330 de AA es de 24 aviones. Si bien los 400 aparatos de la familia 320 suman, en widebody el número parece escaso, contra los 170 Boeing que opera en larga distancia.

Cuando ayer se conoció que las conversaciones por los Neo se frenaron, es difícil decir que fue del todo sorprendente, pero claramente no es una buena noticia para el A330 de nueva generación. Lo que seguramente hará American es poner en firme al menos una parte de las 52 opciones que tenía pendientes de definición sobre el primer pedido de 42 787 Dreamliner.

También resulta lógico, más teniendo en cuenta que las opciones que ejecutaría tienen valores fijos a 2013, lo que baja bastante el costo de adquisición. Aún queda ver si esa diferencia de precio compensa la millonaria penalización que le va a cobrar Airbus por cancelar los pedidos de 350, pero seguramente la consolidación de la flota de larga distancia en 787 permitirá reducir costos de logística asociados a la operación.

American no hizo comentarios sobre lo que Airbus salió a confirmar: la compañía Europea no podía igualar el precio que Boeing podía ofrecer, a partir de estas opciones de 2013. “Seguimos evaluando las opciones disponibles en el mercado de aeronaves de fuselaje ancho y nos enfocamos en tomar la mejor decisión para American” fueron las escuetas palabras de la compañía. Boeing tampoco quiso hacer declaraciones.

Creo que la suerte está echada en este contrato para el 330neo, que sigue siendo un excelente producto, pero tras un comienzo de fuertes ventas, está costándole hacer pie en el mercado. La variante -800 perdió las 8 órdenes que había hecho Hawaiian Air, y la -900 se quedó en los 214 pedidos que tiene desde 2016.

Como un delantero que no hace goles, uno de los productos más importantes de la nueva generación del constructor está generando algunos murmullos. Por otro lado, y con la definición del reemplazo de flota de larga distancia de Aerolíneas Argentinas cada vez más cerca -y cada vez más necesaria-, tal vez sea una buena oportunidad de pedir condiciones por el A330neo. Mirá si termina viniendo a jugar al club.

Nota: En la foto Ariel Carreño. Jugó en Boca, Nueva Chicago, San Lorenzo y varios clubes más. Llegó a SL como si fuera Zlatan Ibrahimovic. Jugó 33 partidos e hizo 3 goles. 0,09 de promedio. Si te habré puteado, Arielito. Mis disculpas.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com