Canciones Aeronáuticas, Volumen II: Fokker y una propuesta indecente

En septiembre de 2017, en las vísperas del retiro definitivo de la flota de Fokker 70 de KLM, escribí esta nota en la que hacíamos un repaso de la historia del fabricante y su relación simbiótica con la línea de bandera Holandesa.

Lo mencioné al pasar, pero en una nueva edición de las canciones aeronáuticas que se te pegan en la cabeza, creo que la obra que vamos a dejar por acá cumple con los requisitos.

¿Habla de aviones? Claro que sí. Tiene un buen estribillo, bien pegadizo? Obvio. Pero tiene algo más.

En 1986, Fokker estaba en pleno desarrollo conjunto de las líneas de producto 50 y 100. En el departamento de marketing de la compañía, buscaban cómo posicionar al fabricante en la mente del público general. Hasta que a alguien se le ocurrió que sería un golazo sacar una canción de Fokker. Y vino un colega y dijo: Saquemos un disco, mejor.

Convocaron a un artista de renombre de la música Holandesa: Anthony Viejira, también conocido como Toon Viejira. Y le dieron el concepto para que lleve a cabo: tenía que ser un disco que resaltara los logros de la industria Aeronáutica. Anthony no anduvo con vueltas, y editó un disco que no dejaba muchas dudas:

La lista de temas es, francamente, impresionante. Para los jóvenes no hipsters, está nomenclado en A y B porque son pistas de un vinilo.

  • A1 Fokker On The Wing
  • A2 Preparations
  • A3 F27 Jingle
  • A4 We Know
  • A5 Birds On The Wing (Version)
  • A6 We Think
  • A7 We Build
  • B1 We Support
  • B2 We Sell
  • B3 We Maintain And Support
  • B4 Elmo
  • B5 We Participate
  • B6 Birds On The Wing
  • B7 We Even Outspace

Actualmente es bastante complicado conseguir el disco, aún en formato digital. Pero juro que cuando lo tenga disponible, lo voy a compartir. De lo que pude encontrar, dejo estas dos perlas.

La primera, “Preparations”, que no es más ochentosa porque no se grabó antes nomás. Sintetizadores varios y secuencers por todos lados. Y la letra, papá. La letra.

Y la maravillosa canción que le da título al álbum, “Fokker on the wing”:

Más allá de la inocencia de la letra, que es fantástica, hay un tema con la fonética de ese estribillo que hace que nosotros, oyentes malintencionados con maldad en el corazón y en la oreja, escuchemos una vehemente exhortación a hacerle cosas chanchas a una señorita sobre el ala de un avión.

Aun así, el disco y sobre todo esta canción tuvieron relativo éxito en la radio y fueron durante años banda de sonido de las distintas presentaciones de Fokker, hasta su quiebra y disolución.

En fin, espero que cualquiera de las dos canciones sean de su agrado. Y que vayan por ahí cantando -con la mejor pronunciación posible- las canciones de Fokker.

Deja tu comentario.
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com