Comienza la agonía de las aerolíneas venezolanas

Constantes fallas en los sistemas radar, en las luces del Aeropuerto Internacional de Maiquetía –principal del país-, inseguridad para las tripulaciones en pernocta, robo constante de equipaje y mala calidad del combustible suministrado a los aviones, es el actual panorama que vive la aviación civil, en una Venezuela sometida por una dictadura, colapsada socialmente y convulsionada económicamente.

Son más de $3,800 millones de dólares que les adeuda el gobierno de Nicolás Maduro a las aerolíneas extranjeras por concepto de la repartición de fondos, situación que motivó aún más a las aerolíneas como Lufthansa, Avianca, Aeroméxico, LATAM Airlines, United, entre otras a abandonar las operaciones, situación que apoyó la misma Asociación del Transporte Aéreo Internacional (IATA) que dirige Willie Walsh.

Lo que le ocurrió a la aerolínea Aeropostal el pasado 22 de agosto a las 17:00 horas tiempo Venezuela –momento en que concluyo la vigencia del seguro de casco de su única aeronave operativa- es un claro ejemplo de lo que comenzarán a experimentar varias aerolíneas privadas y del estado como un efecto dominó por la carencia y solvencia económica que sufre ahora el gobierno de Venezuela.

Anteriormente “Aeropostale” –como se llamaba- fue una empresa de inversionistas franceses quienes en su momento quisieron poner en marcha esta aerolínea en Venezuela; para el año de 1933 y luego de la crisis económica en Francia, adquiere el estado venezolano “Aeropostale” y dos años más tarde cambia el nombre a los que conocemos hoy como Aeropostal Línea Aérea Venezolana.

La historia 84 años de Aeropostal podría desaparecer, así como las demás aerolíneas que pertenecen al estado venezolano dejando a cientos de pasajeros varados, y a una nación desconectada y apartada del mundo por decisiones de un gobierno tercermundista y claramente errado.

Varias aerolíneas nacionales han tenido que recortar sus frecuencias y poner aviones en tierra por falta de capital para reparar, mantener seguros, pagos de plantilla laboral, haciendo insostenible las actuales y débiles operaciones que tristemente de forma temeraria tienen que sortear las tripulaciones activas a bordo de las aeronaves.

Desde México sentimos profundamente esta situación que ha afectado a cientos de hermanos venezolanos que sin trabajo y con el dinero contado tienen que sufrir un infierno auspiciado por la tiranía de una dictadura de mentes criminales como la del actual presidente Nicolás Maduro. Como dicen por ahí “cuando la tiranía es ley, la revolución es orden”.

Le enviamos un cordial saludo a nuestro viejo y querido amigo William Dugarte, presidente del Instituto Venezolano de Seguridad Aérea, quien ha realizado una labor invaluable por la aviación en su país y que tuve la oportunidad de platicar hace un par de días sobre esta situación que les comparto.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com