¿Cuáles son las causas que originan el desplome de avión?

Aún recuerdo perfectamente cuando fuimos testigos hace ya 5 años en la redacción de Transponder 1200 del accidente del Boeing 747-400 de National Air Cargo, aquél enorme “Jumbo” que se desplomó poco tiempo después de haber despegado del Aeropuerto de Bagram, una base aérea en Afganistán.

Las imágenes como podrán ver en el video son impactantes, de hecho cuando yo lo vi por primera vez pensé que había sido una mala broma de algún sabio de la cinematografía que había realizado esta cinta. ¡No era así!

No tardó mucho tiempo en el que las autoridades aeronáuticas y los investigadores dictaminaron las causas del desplome e impacto contra el terreno que dejó un saldo de siete tripulantes muertos. El Boeing 747 matrícula N949CA, habría impactado –entre tantas circunstancias- por el desplazamiento de uno de los vehículos de más de 12 toneladas de peso (MRAP) que transportada en la bodega de carga, recorriendo inevitablemente el centro de gravedad del avión, dañando los sistemas hidráulicos y generando la pérdida de control.

Pasaron tan sólo 12 segundos aproximadamente, después de la rotación que la aeronave comenzó a entrar en pérdida, sin que la tripulación pudiera hacer algo. Este caso es un claro ejemplo que las condiciones de desplome en fases críticas de operación, como lo son despegues y aproximaciones a las pistas.

Desplomes

Los accidentes atribuidos a desplomes –también conocidos como pérdidas- y barrenas han creado un mal entendido acerca de tales maniobras. Un avión por sí mismo evitará estas condiciones en vuelo o si es forzado a hacerlas podrá recuperarse por sí solo. Los desplomes y barrenas no intencionales ocurren sólo cuando un avión es mal operado y forzado a violar sus tendencias normales.

Las condiciones de avión en pérdida resultan en el decremento de sustentación en el ala, controles ineficientes, nariz inclinada y en consecuencia el avión cae rápidamente. Claro que todo piloto podrá recuperar el avión, siempre y cuando no esté volando muy cerca del terreno.

Existen tres principales tipos de desplomes:

  1. Desplomes sin potencia
  2. Desplomes con potencia
  3. Desplomes de alta velocidad

Causa de los desplomes

La pedida de sustentación que produce un desplome es causado por un ángulo de ataque excesivo o por una velocidad verdaderamente inferior a la mínima de sustentación; para la mayoría de los aviones un ángulo de ataque efectivo máximo es de aproximadamente 20 grados.

Si el piloto hace que el ala sobrepase dicho ángulo, el área de baja presión de la semi ala (intradós) que produce la mayor parte de la fuerza sustentadora se destruirá por las turbulencias generadas y el avión entrará en desplome.

Detección de un desplome en vuelo

Como anteriormente lo comentamos un ángulo de ataque excesivo y una velocidad inferior a la mínima de desplome son las causas de las pérdidas. Actualmente, la mayoría de las aeronaves cuentan con sistemas de detección de desplome, estas generalmente sonoras (alarma) que alertan al piloto de un posible desplome.

Exceptos en casos de desplomes causados por altos factores carga –como el ocurrido a la aerolínea Aerosucre-, y también debido a virajes de ángulos pronunciados y ascensos con gran régimen, existe una relación definida entre la velocidad del aire y las condiciones del desplome.

Ciertamente y a pesar de la alarma de desplome, el piloto al mando de la aeronave podrá experimentar sensaciones como la ineficiencia de los controles, cambio en la actitud del avión, velocidad y vibración de la aeronave, entre otras.

Prácticas de desplome y recuperación

Durante la instrucción de vuelo de cualquier piloto aviador es común realizar este tipo de maniobras premeditadamente, con el objetivo de conocer las sensaciones y la reacción ante este tipo de maniobras.

Generalmente se realizan volando en altitudes considerables con respecto a la elevación del terreno para poder tener tiempo en la recuperación y sobre todo conocer qué hacer en caso de estas tendencias.

Un gran dato es que para la prevención de un desplome o la recuperación, el simple hecho de mantener una posición neutral o con cierta presión hacia adelante del mando de control y la adición de potencia, ayudarán a la recuperación.

Durante un viraje, el desplome puede ser impedido nivelando el ala cuando ocurra un desplome a baja altitud el piloto deberá evitar reaccionar “jalando” el mando y haciendo accionar los elevadores. Deberá de reducir el ángulo de ataque del avión y aumentar la potencia inmediatamente.

Se debe tener especial cuidado cuando la aeronave está configurada con aletas (flaps), debido a que esta configuración con flaps extendidos aumenta la sustentación y se reduce la velocidad a la que el avión entra en desplome.

Consecuentemente el avión podrá volar con seguridad a velocidades menores que las requeridas en sus operaciones normales. Cuando los flaps son retractados, el avión tiende a “hundirse” debido a la pérdida de sustentación adicional, para contrarrestar esta tendencia el piloto deberá subir la nariz del avión jalando el elevador y aumentado el ángulo de ataque.

Este proceso puede llevarse a cabo de forma segura si el avión está volando a una velocidad por encima de la de desplome, pero si la velocidad es crítica en el momento de retractar los flaps este movimiento producirá un desplome inmediato.

Para los pilotos en instrucción es muy importante realizar estas maniobras durante las horas de práctica pues ayudarán eficazmente en la prevención de desplomes y accidentes. La velocidad es y actitud de la aeronave es fundamental para no provocarlos.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com