¿Dónde está el General que comparó FAMEX 2017 con Le Bourget?

Bandejas de correo saturada, tweets, videos, información y comunicados, entre otros interesantes materiales, no dejan de llegar desde el inicio de la 52 edición del Salón Internacional de la Aeronáutica y el Espacio de París-Le Bourget, uno de los eventos de mayor calaje en la industria aeroespacial mundial.

La cantidad de difusión que experimenta el evento y las capacidades de transmisión en vivo por parte de los organizadores, resulta un fenómeno bien orquestado y potenciador para los más de 2.000 expositores que ofertan sus productos y servicios.

El fabricante Boeing, ganó como visitante en pedidos de aviones, dejando atrás por un número significativo al rival y jugador de casa Airbus, que, si bien ha tenido importantes ordenes, no ha sido capaz de competir con la estrella del norteamericano, el Boeing 737 MAX.

Otros tantos fabricantes, han presentado sus nuevos modelos y han tenido una participación que les resulta grata luego de vender varias unidades, dejando en claro que este evento es único e irrepetible.

Cada dos años, se alterna con otros de la envergadura del Berlin Air Show, Farnborough Air Show, y otros tantos que también presenciamos en nuestro continente, pero ciertamente, de este lado del charco, nos han dejado un mal sabor de boca.

El último y mal orquestado evento que tuvimos en la República Mexicana, fue FAMEX 2017, una supuesta feria aeronáutica que dejó a espectadores, asistentes, expositores y la poca prensa especializada que hemos en México, con una rotunda frustración, y una idea clara de no querer volver en 2019, cuando se celebre la tercera edición de este evento organizado por la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) y la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA).

Con su arrogante pose, desmesurado sentido autoridad, derrochando a diestra y siniestra un logro quizá personal, Rodolfo Rodriguez Quezada, General de Grupo Piloto Aviador Diplomado de Estado Mayor Aéreo, sostuvo a pocos medios de comunicación que la FAMEX 2017, es del “nivel” de Le Bourget, Farnborough y otros tantos, lo que resulta sólo una idea emanada de un sueño o pesadilla, pues no se puede comparar algo bien organizados y que sí, dejan una derrama económica significativa.

No cabe duda que Quezada no pudo estar más equivocado al comparar su derrotado evento, que no dejó absolutamente nada. Y es que ver a tantos expositores fatigosos y contrariados al no ver retribuida su inversión luego del pago del stand, deja que este evento tienda a desaparecer y se quede en el olvido sólo como un negocio personal y poco potenciador para nuestra desarticulada industria aérea nacional.

El Gobierno Federal, fue el encargado –como en la edición pasada- de distribuir números maquillados y logros que no alcanzan a ver las aerolíneas y empresas de cualquier tamaño, dedicadas en esta industria cada vez más compleja en sus áreas comerciales.

México necesita de eventos cada vez más potenciadores, que no sólo dejen un buen recuerdo al espectador, sino una grata experiencia al expositor que hace hasta lo imposible por estar.

Si bien existen esfuerzos aislados de eventos en México, hace falta mucho camino por recorrer, mayor difusión, mejor organizados y con una idea clara de que no sólo el bolsillo de los organizadores se verá más abultado, pues ciertamente estos eventos, resultan ser un negocio muy bien remunerado.

Aprender del error y fracaso es una virtud que pocos saben reconocer y aprende de ella. Los eventos que cada año muestran los mismos aviones, expositores y que no se aporta nada nuevo, resultando en una paradoja. Como diría Albert Einstein: “Una locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener resultados diferentes. Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

Pregunto: 

Me resulta inquietante saber ¿cuánto dinero de ingresos obtuvo FAMEX 2017? Y ¿quién se quedó con el billete?

 

 

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com