Drogas, alcohol y más aviación

Columna – Viento en Contra 

“Solo por hoy”…

El consumo nocivo del alcohol es un problema de salud pública que afecta directamente a la vida del enfermo, arrojando daños colaterales a la sociedad y economía de los países. Tan solo en el año 2012 se registraron 3,3 millones de defunciones, atribuidos al consumo del alcohol, un 5.9 por ciento del total de fallecimientos a nivel mundial, según los datos arrojados por la Organización Mundial de Salud.

En México, una de cada tres personas consume alcohol y cada vez más, jóvenes de entre los 12 años de edad consumen algún tipo de droga.

Y es que hablar de estos temas resulta conveniente en medio de casos que surgen actualmente, donde el personal técnico aeronáutico ha intentado, o en el peor de los casos ha logrado –sin que nadie se enterara- estar dentro de la operación de un vuelo bajo los efectos de alguna droga.

En este sentido la legislación es clara, la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) prohíbe y vigilan el cumplimiento de las leyes estipuladas dentro del Reglamento Federal de Aviación; que en su FAR 91.17, establece que, ninguna persona puede operar o intentar operar una aeronave bajo el consumo del alcohol:

  • Dentro de las 8 horas de haber consumido, (en México son 24 horas).
  • Con un contenido de alcohol en la sangre de 0,04% o mayor.
  • Durante el uso de cualquier droga que afecte negativamente a la seguridad.

Desafortunadamente ningún estudio, por lo menos en México, revela cual es el estado que guarda las verificaciones que se realizan –por lo menos cada seis meses- al personal técnico aeronáutico, que debe aplicar la Dirección General de Aeronáutica Civil, en coordinación con Dirección General de Protección y Medicina Preventiva en el Transporte (DGPMPT), estipulado en el Manual de Organización de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Y es que no solo es la fatiga, el error humano, la problemática de cada país, sino que también se tiene que lidiar con esta enfermedad que pone en riesgo desmedido las operaciones aéreas. Según la FAA en su último reporte entre el 1 de enero al 31 de diciembre del 2016 –que está a punto de concluir- las prueba de detección toxicológicas al personal técnico aeronáutico ha aumentado; la cifra en las pruebas realizadas al azar (aleatorias) arroja que un 25% del personal dio positivo.

Hace varios años, la taza en EE.UU., era de tan sólo 12 pilotos comerciales que estaban relacionados con el consumo de alcohol y drogas… ahora la cifra es distinta.

Esta conducta que en cualquiera de los casos es observable, deberá de ser atendida no solo por las autoridades de cada país, sino de todo el sector, principalmente las escuelas de vuelo, centros de capacitación y aerolíneas.

La obligación de la autoridad es velar por el cumplimiento de las leyes existentes en la materia, y concluir con resultados estadísticos y puntuales de las verificaciones toxicológicas realizadas al personal técnico aeronáutico.

Es momento de analizar este problema de salud y atender a cualquiera que padezca de estas enfermedades, que de no hacerlo, los estragos en el consumo y el deterioro psicológico harán efecto en la operación aeronáutica a futuro.

Año Muertes (Aviación General) Pilotos con BAC 0.02% o más Pilotos con BAC 0.04% o más
1987 341 13,5% 8,5%
1988 364 6,6% 6,3%
1989 349 12,9% 8,0%
1990 367 14,2% 7,9%
1991 379 12,9% 7,9%
1992 396 11,9% 7,3%
1993 338 12,7% 8,9%

Tabla. Los accidentes de aviación general fatal con el alcohol como posible factor contribuyente.Algunos casos pueden incluir alcohol que se produce después de la muerte por la descomposición de los tejidos. 

BAC = concentración de alcohol en la sangre

Recomendación:

A propósito del tema, para quienes no han visto el film de Robert Zemeckis “Flight”, protagonizada por el actor Denzel Washington, es buen momento de hacerlo. Solo no se fijen en el DC9 con Winglets y las maniobras que nada tienen que ver con la realidad.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com