El caos en Vueling

Más de ocho mil pasajeros afectados, cientos de vuelos cancelados, retrasados y quejas de empleados; este es el escenario del caos que afecta a la aerolínea de bajo costo Vueling desde el pasado fin de semana.

Por estas razones, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea de España ha abierto una investigación para determinar las causas del caos aéreo que está dificultando el inicio de las vacaciones de verano a miles de viajeros en Europa. Mala gestión, planificación deficiente, huelgas de controladores en países vecinos y sobreexplotación son algunas de las causas apuntadas para el peor escenario que enfrenta la empresa desde su fundación.

El presidente de Vueling, Javier Sánchez-Prieto, ha pedido disculpas por las múltiples incidencias y cancelaciones y se ha comprometido a abonar las compensaciones correspondientes tras prometer que Vueling volverá a operar con normalidad en breve. En un correo interno, Sánchez-Prieto reconoció que ha encontrado algunas debilidades en la planificación y considera que los problemas tiene un origen interno.

Invitada por el gobierno español para dar explicaciones sobre lo sucedido y presentar un plan de contingencia, Vueling anunció la incorporación de seis aviones adicionales, la cancelación de vuelos futuros y que pilotos cederán varios de sus días libres para cubrir la planificación.

La información sobre el aumento de las horas de trabajo de los tripulantes de la compañía fue confirmada por el Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (SEPLA). El sindicato ha indicado en un comunicado que su plan es puntual y supone una cesión extraordinaria que los pilotos hacen de su tiempo de descanso para poder abarcar el exceso de vuelos y rutas que la anterior dirección de la compañía había planificado para este verano.

“Una vez más, son los trabajadores quienes asumen el peso de sacar adelante la producción de Vueling, trabajando más horas de las estipuladas por sus respectivos contratos laborales”.

El SEPLA ha señalado que a principios de junio ya había alertado que Vueling no disponía de recursos necesarios para cubrir toda la programación planificada para la temporada de verano. Por ello, presentó un proyecto de productividad que contemplaba la cesión limitada de días libres según necesidades de producción.

Por fin, el sindicato afirma que confía en que esta situación no se repita en el futuro y que haya más realismo a la hora de planificar la temporada de verano. Así, confía en la nueva dirección de la compañía para que en el futuro las programaciones se adapten a los recursos reales de la aerolínea, de forma que la solución a los errores de planificación no recaiga en los trabajadores.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com