Escasez de Pilotos debe preocupar a las aerolíneas en Estados Unidos

La industria aeronáutica en los Estados Unidos continúa sufriendo de un alarmante déficit de Pilotos Aviadores, principalmente para ocupar las cabinas de aviones de aerolíneas regionales, debido a múltiples factores y la desregulación en materias que afecta directamente las condiciones laborales de los pilotos.

A través de datos estadísticos de La Administración Federal de Aviación (FAA), indican que durante el año de 1987 existían alrededor de 827,000 pilotos en los Estados Unidos. En las últimas tres décadas este número ha disminuido en un 30%.

Las predicciones de los principales fabricantes de aviones y de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), han advertido un aumento exponencial durante los próximos 20 años de viajes aéreos, y con ello la necesidad de contar con más y mejores pilotos.

De acuerdo con una publicación de Peter Gall, catedrático de Ingeniaría Mecánica y Aeroespacial de la Universidad de West Virginia, asegura que el efecto negativo es multifactorial y que las autoridades no ha sido capaces de encontrar un punto de equilibrio para solventar el déficit.

Luego del accidente en Buffalo Colgan Air en 2009, el Congreso de los Estados Unidos modificó ciertas regulaciones, una de ellas es el incremento de horas de vuelo para poder ser contratado en alguna aerolínea, esta paso de 250 a 1,500 horas de vuelo, haciendo que los egresados de las escuelas de aviación invirtieran más dinero y esfuerzo para ocupar un puesto en laguna aerolínea.

Además, se pidió que se disminuyera la jornada de los pilotos, para encontrar un punto de equilibrio y evitar la fatiga de pilotos. Esto requirió el aumento en la contratación de más pilotos, que paso de 5% a 8% para cubrir el mismo cronograma de vuelos.

Con la llegada de las aerolíneas de bajo costo al mercado, los pilotos se enfrentaron a condiciones laborales menos prometedoras, donde sus sueldos sufrieron de un decremento sustancial, pasando de $190,000 a $75,000 dólares anuales.

Los efectos que dejó a su paso los ataques del 11 de septiembre, fue el deterioro financiero de las aerolíneas, algunas de ellas declarándose en bancarrota y otras tantas logrando permanecer a través de fusiones entre ellas. Los cambios en las condiciones de los contratos no lograron ser prometedoras para los aviadores.

No solamente la aviación civil se ha visto afectada por las condiciones laborales y en cierto punto el desinterés de los jóvenes por estudiar la carrera de aviación, también la Marina de los Estados Unidos ha pronosticado un 10% de escasez de pilotos para el 2020 y la Fuerza Aérea, predice un déficit de 1,000 pilotos para el 2020.

Algunos cambios para mitigar el déficit, ha sido el aumento de edad de jubilación que pasó de 60 a 65 años, pero esta acción solo dará cierto respiro en los próximos 10 años, donde el 42% de los pilotos que actualmente vuelan en el mercado estadounidense se jubilarán.

Compañías aéreas como American Airlines, han puesto en marcha diferentes proyectos para hacer frente a la problemática, una de ellas fue el anuncio de iniciar el programa de cadetes, y donde algunas escuelas de vuelo en la comunidad americana como la prestigiosa American Flyers, se encargará de preparar a la próxima generación de pilotos aviadores a través del financiamiento de su carrera, beneficio que solamente está habilitado para ciudadanos norteamericanos.

Po último, el catedrático apunta a que estas acciones son buenas y que las demás aerolíneas deberán de buscar sus propios pilotos, y formarlos a través de sus propios programas desde cero evitando así mayor déficit en un futuro.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com