Falta el gancho: El acuerdo Boeing-Embraer, a la vuelta de la esquina

Finalmente, aquello que varios decían que era imposible, está a punto de cerrarse. Boeing y Embraer se están acercando a un acuerdo, dijo el nuevo Ministro de Defensa de Brasil, mientras las conversaciones avanzan para armar la segunda gran alianza del mercado aerocomercial mundial.

Las negociaciones entre los fabricantes y el gobierno brasileño son intensas, en medio de un entorno políticamente muy complicado. Según dijo el ministro de Defensa, Joaquim Silva e Luna, las partes están “acercándose a un acuerdo”. “Diría, en resumen, que esto terminará en matrimonio”, fueron las palabras del ministro. Más claro, dos de hidrógeno y una de oxígeno.

Que el ministro de Defensa de este paso y diga eso es clave: hasta no hace mucho, la principal resistencia venía de esa cartera, que se mostró extremadamente cautelosa a la hora de hablar de ceder el control de Embraer, que además de una empresa que llena de orgullo a los Brasileños es uno de los proveedores clave de equipo militar. El gobierno brasileño controla una llamada acción de oro que le da poder de veto sobre cualquier vinculación.

La idea es crear una asociación comercial conjunta, controlada por Boeing, que les permitiría combinar las capacidades de marketing, fabricación e ingeniería. Embraer necesita un proyecto para mantener activa su fuerza de ingeniería ahora que el proyecto de la familia E-Jets E2 ya está en fase final, mientras que Boeing está necesitando recursos para el desarrollo del bendito y esperado Boeing 797.

También podría interesarte: A la caza de Airbus-Bombardier: Embraer va por un turbohélice regional

Durante el mes de febrero pasado, el Presidente Ejecutivo de Boeing, Dennis Muilenburg, dijo:

Esto es algo en lo que hemos estado trabajando durante algún tiempo. Si miramos el desarrollo de la línea de productos, dónde estamos parados  en nuestros ciclos de productos y cómo nuestras líneas de productos encajan, ahora parece ser un buen momento para combinar fuerzas”.

Si bien las dos compañías son “socias” hace bastante, las conversaciones para buscar una colaboración más formal se aceleraron después que Airbus se quedara con la C Series de Bombardier,  rival de los aviones de pasillo único del segmento de los de Embraer.

Si bien en un momento se pensó -bah, yo pensé- que Embraer podría tirarse para atrás tras los primeros coletazos de la guerra de aranceles que Donald Trump empezó con China, lo cierto es que Boeing necesita redoblar la apuesta para que COMAC no venga por el constructor Brasileño. Una alianza de Embraer y COMAC permitiría a China incorporar aviones -y know how- sin pasar por USA, dejando a los amigos de Boeing sin uno de los mercados más atractivos en el mediano y largo plazo.

Si bien Embraer está bien parada en la negociación, es sabido que la transición del E-Jet tradicional a la familia E2 es costosa y creó un lógico vacío en la cartera de pedidos. ¿Para qué comprar E190 de primera generación si puedo esperar a la segunda?

En el evento de la semana pasada el presidente ejecutivo de Embraer, Paulo Cesar de Souza e Silva, dijo a los periodistas que las negociaciones iban “muy bien”. El 4 de abril se entregó el primer avión E190-E2 a la aerolínea noruega Wideroe en Sao Jose dos Campos, Brasil. “Es una operación compleja, y todas las partes deben quedar satisfechas”, dijo.

Si bien este es el primer indicio de aprobación del ministro a un posible acuerdo desde que asumió el control, Silva e Luna señaló que las conversaciones aún tienen un largo camino por recorrer, y señaló que lo que hay sobre la mesa son “estudios, no una propuesta formal”.  “No me pregunten qué tipo de matrimonio va a ser, si es con el intercambio total de activos, con el reparto parcial de los activos o con la separación de los activos”, agregó.

Pero un acuerdo potencialmente iría más allá de los aviones comerciales, dijo Silva e Luna, citando una oportunidad para que Brasil obtenga ayuda de Boeing en la venta del avión de transporte militar KC-390.

Esta es una de las ‘victorias’ para Embraer”, dijo. “Boeing puede facilitar la comercialización del KC-390. Boeing puede ofrecer eso. Entonces, en estas conversaciones, esto facilita las conversaciones “.

Algunos analistas plantean que el acuerdo podría firmarse la semana que viene. Creo que falta un poco más que eso para terminar de definirlo, pero el país hermano está cada vez más cerca de ser parte del conglomerado de constructores de aviación más grande del continente americano. Sólo falta el gancho.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com