¿Les tembló a Boeing y a Airbus el primer vuelo del C919?

El reloj marcaba las 14:00 horas en China y las 01:00 en México de este viernes 5 de mayo, cuando el fabricante asiático dejó un recuerdo para muchos, al tiempo de echar a andar una de la maquinarias más redituables y competitivas para el mercado aéreo de la región; el primer vuelo del C919, se produjo con éxito luego de despegar del Aeropuerto Internacional de Shanghái Pudong, con una duración de 1 hora y 20 minutos.

El equipo de ingenieros y pilotos de prueba subieron al avión, cerraron la puerta y lo demás hará historia. La nueva máquina pone a idear nuevas estrategias y previsiones del mercado para los gigantes constructores de aeronaves, quienes tendrán que sentarse horas para replantearse y quizá reinventarse.

Este vuelo podrá significar insomnio para Boeing, Embraer y Bombardier, quienes a través de sus perspectivas de mercado anunciadas el año pasado su futuro era un tanto prometedor en el mercado chino, a sabiendas del significado del desarrollo del C919.

Cabe mencionar que Airbus tiene una relación estrecha con COMAC, luego del apoyo otorgado al consorcio europeo para la construcción de un complejo para una línea de montaje final del A320neo que es construido en Tianji, China y será terminado a finales de este año. A pesar de este vínculo, Airbus también tendría que meditar si la nueva pieza en el juego puede ser nociva para sus planes.

Según perspectivas de Boeing, se requerirán en los próximos 20 años más de 6 mil nuevos aviones de pasillo único en el mercado chino, lo que representa un valor acumulado de 1,025 mil millones de dólares. En adición al número de pasajeros que se registrará en aumento anual en unos 6,4% de aquí al 2035.

The Commercial Aircraft Corporation of China Ltd., (COMAC), tiene planeado construir 150 aviones C919 por año para el 2020, lo que representa una interesante producción, pero quizá incapaz –por el momento- para atender la creciente demanda de las aerolíneas chinas, pero podría dar sorpresas inquietantes en los próximos años.

Pese a la ralentización de la segunda economía mundial, la cultura, a diferencia de la occidental, tiende a ser poderosa y bien organizada. Este elemento en la ecuación sugiere que jugarán un papel relevante en la carrera por conseguir más pedidos y entregas.

Aunque podríamos ser optimistas y un tanto idealistas por el logro de hoy y lo que representa, no debemos olvidar que Boeing y Airbus, principalmente, le llevan a COMAC, varias “horas de vuelo” en este negocio, generando un reto mayor para el nuevo fabricante.

Lo cierto es que el C919, pretende desafiar comercialmente a la familia de aviones Airbus A320 y Boeing 737 y por qué no hablar de Embraer y reciente modelo de Bombardier CSeries, estos últimos, en menor proporción.

Tras las primeras entregas a China Eastern Airlines, cliente de lanzamiento, los ya 570 pedidos en firme de 23 clientes chinos y dos extranjeros, COMAC, pretende dominar un tercio del mercado de su país en aviones narrowbody y posicionarse en quinto lugar en el mercado mundial de este segmento en los próximos años.

Como lo veo:

Lo bueno: China equilibrará su economía de consumo interno.

Lo malo: La calidad en la transmisión en vivo del primer vuelo del dejó mucho que desear.

Lo gacho: A pesar de poner un avión en los cielos, aún no encuentran a la chinita que se perdió en el bosque.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com