Mérida, 44 segundos

Apenas el Miércoles pasado, debido a una grabación subida a redes sociales por un periódico de Mérida, Yucatán México, conocimos un incidente por incursión de pista en el aeropuerto de esa Ciudad.

Inmediatamente, en las redes y foros se desataron los demonios que con sus dedos flamígeros señalaronenjuiciaron y condenaron al protagonista, que en esta ocasión, fue el Controlador de Tránsito Aéreo (CTA) de MMMD/MID.

Seguramente ustedes ya han escuchado la grabación y llamó la atención de todos, que el Controlador de Tránsito Aéreo, se responsabilizara del evento.

Podría decirse que “tradicionalmente” (dicho con cautela), somos los pilotos quienes por pérdida de consciencia situacional, incursionamos en pistas activas sin autorización o rodamos en calles en las cuales no deberíamos estar.

En esta ocasión, fue el CTA quien por pérdida de conciencia situacional, autorizó el despegue de un Boeing 737 cuando otra aeronave, un Airbus A320, no había desalojado aún la pista activa.

El B737 colasionó la autorización, inició la carrera de despegue y segundos después aplicó la maniobra para “Descontinuar el Despegue” Rejected Take-Off (RTO).

Mientras esto sucedía, la frecuencia de Torre de Control, estaba siendo utilizada para dar una autorización a otro tráfico el cual, colasionó; de manera que la frecuencia, desde que se le autorizó al B737 el despegue y el final de la colasión de autorización de la otra aeronave, transcurrieron 44 segundos hasta que el controlador, percatándose de que el B737 había descontinuado el despegue, preguntó al Boeing  “Si ¿tenía algún problema?”, a lo cual éste contestó: “si, hay un avión en la pista”.

– “¿Un avión?” Respondió el controlador.

Y es en este momento en el que seguramente el CTA recordó que otra aeronave se encontraba en la pista pues el  A320 terminaba la carrera de aterrizaje y la única manera de desalojar la pista 10 de ese aeropuerto, es dar un giro de 180º, rodar sobre la misma hasta desalojar en la primera calle de rodaje.

No hagamos juicios sumarios

Así como a los Pilotos se les sataniza con “error del piloto” y en la prensa sensacionalista se les emite una demoledora sentencia la mayoría de las veces salida de una caterba de ignorantes (no es insulto, es un hecho), en esta ocasión debemos concentrarnos en cinco factores que se sumaron a la cadena del error y que deben ser analizados en aras de mejorar la seguridad aérea:

  1. Tres aeronaves servidas al mismo tiempo por un solo CTA.
  2. Utilización de una sola frecuencia para dar autorizaciones de vuelo IFR, autorizaciones de despegue aterrizaje y seguimiento de aeronaves rodando desde/hacia la plataforma.
  3. Colación de autorización a despegue por parte del B737 quien a su vez no pudo cerciorarse de si la aeronave precedente ya estaba fuera de la pista o no fue informado de esa situación.
  4. Fallo en comunicación por parte del A320 quien no escuchó que la aeronave B737 fue autorizada a despegar cuando este (el A320) continuaba aun rodando sobre pista.
  5. Saturación de la única frecuencia en servicio en ese momento.

Por último, invito a la comunidad aeronáutica a hacer de esta experiencia, un acervo de conocimiento que nos permita en todo, alcanzar mejores niveles de alerta de conciencia situacional.

No se nos olvide: la aplicación del CRM (Crew Resource Management) no sólo es para las tripulaciones de vuelo sino para todos aquellos involucrados en la operación de las aeronaves.

El CRM es un llamado a la conciencia de la seguridad, no es opcional el aplicarlo.

Gráfico simple del aeropuerto Mérida; Simbología:

PISTA ACTIVA_MERIDA

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com