Monarch Airlines declara quiebra; 110 mil pasajeros afectados

Cientos de pasajeros fueron sorprendidos en la mañana de este lunes 2 de octubre con la suspensión de todas las operaciones con efecto inmediato de Monarch Airlines, la quinta más grande aerolínea británica y una de las mayores turisticas de Europa, tras una solicitud de insolvencia ante fuertes pérdidas económicas acumuladas en los últimos años. Esta es la mayor quiebra de una aerolínea británica

Con la suspensión, más de 700 mil reservas fueron automáticamente canceladas y unos 110.000 pasajeros quedaron varados en aeropuertos en el extranjero. A través del fondo ATOL, el gobierno británico inició una de las mayores operaciones de repatriación de ciudadanos en tiempo de paz, con el alquiler de al menos treinta y cuatro aeronaves de aerolíneas como Air Transat, Qatar Airways y Wamos Air para regresar a los pasajeros al país.

Las finanzas de la aerolínea se deterioraron en el año pasado, después que preocupaciones con seguridad desalentaron viajes a Túnez, Turquía y Egipto, sus tres mayores mercados en la época, mientras que el número de pasajeros cayó en torno al 19% con respecto al mismo período de 2016. En esta ocasión, las operaciones de la aerolínea fueron amenazadas cuando la misma no consiguió efectuar pagos para el fondo ATOL, pero en octubre, Greybull Capital logró extender la licencia de Monarch a través del aporte de 165 millones de euros.

A finales de septiembre de este año, surgieron nuevos rumores de nuevas dificultades con respecto al pago del fondo ATOL, como había ocurrido a un año antes. El pasado viernes 30 de septiembre, las autoridades de aviación civil del Reino Unido dieron un plazo de 24 horas para Monarch honrar el pago, lo que no se efectuó debido a la situación financiera. A partir de entonces, el gobierno casó la licencia de la aerolínea, que se puso bajo su administración durante el procedimiento de insolvencia.

El último vuelo de Monarch Airlines fue el ZB3785, que despegó de la capital israelí Tel Aviv para Manchester, donde aterrizó a las 03:29LT. El vuelo fue operado por el Airbus A321 matrícula G-ZBAO. Alrededor de media hora más tarde, las autoridades británicas asumieron la gestión de la aerolínea y declararon la quiebra.

El fondo ATOL (Air Travel Organisers’ Licensing, en inglés) fue una especie de seguro de viaje creado por las autoridades de aviación civil del Reino Unido frente al aumento de los viajes de vacaciones. En este, la mayoría de los operadores turísticos del Reino Unido, incluyendo Jet2 y Thomas Cook, están obligados a pagar una pequeña cuota sobre el precio del viaje para en caso de que haya algún problema, los pasajeros en el extranjero puedan ser repatriados sin la necesidad de gasto de dinero público. Si un operador no es capaz de realizar el pago, puede tener su certificado cancelado y sus operaciones suspendidas.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com