Publican informe final del incendio del American Airlines 383

El pasado 28 de octubre un Boeing 767-300ER matrícula N345AN de la aerolínea American Airlines se incendió en la pista 28R del Aeropuerto Internacional de Chicago O ‘Hare, cuando el avión se encontraba en carrera de despegue con destino a Miami.

Inicialmente, y los reportes de la Administración Federal de Aviación (FAA) apuntaban a un sobrecalentamiento de uno o varios neumáticos del tren principal, posible fuente de la ignición, lo que desató que gran parte de la aeronave quedara calcinada.

El vuelo AA383 transportaba 161 pasajeros y 9 miembros de la tripulación quienes pudieron ser evacuados de emergencia del lado izquierdo de la aeronave a través de los toboganes. Durante la evacuación, 19 personas sufrieron heridas leves y sólo una sufrió de lesiones graves.

El reporte final publicado ayer jueves 6 de julio por la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB) revela que las causas del accidente ocurrieron por una fuga de combustible, lo que ocasionó llamas incontrolables y no se trató sólo del sobrecalentamiento de los neumáticos como se aseguró inicialmente.

Uno de los alabes dentro del motor GE-CF6-80 presentó una ‘incursión interna’, lo que significa que objetos extraños se incrustaron dentro de la aleación hecha de níquel y cromo, materiales que soportan altas tensiones y temperaturas del motor a reacción. Según General Electric, la planta motriz instalada en el avión matrícula N345AN fue construido en 1997.

Según los datos preliminares de la grabadora de datos del avión (FDR) muestra que el equipo experimentó un fallo del motor derecho a unos 6,550 pies desde el umbral de la pista 28R, y se detuvo aproximadamente a 9,225 pies desde el umbral de la pista.

Además, el fallo se produjo a una velocidad de 128 nudos cuando el motor se encontraba en su máxima potencia debido a que el avión realizaba la carrera de despegue.

Dos segundos después de la falla del motor, a una velocidad de 134 nudos, los ángulos de la pala de ambos motores disminuyeron rápidamente. Coincide con el movimiento de las palas que acelerador, y la presión del frenado aumentó de una manera consistente con la aplicación máxima del freno automático; los speedbrakes automáticos se activaron. La aeronave pudo detenerse 25 segundo más tarde.

Como resultado de la falla de motor no contenida, una fuga de combustible que dejó el asfalto con un gran ‘charco’ se incendió bajo la semi-ala derecha, lo que resultó en la calcinación de gran parte del avión.

Los equipos de emergencia rociaron espuma 2 minutos y 51 segundo después de ser notificados de la emergencia.

El disco derecho de la turbina de alta presión en la etapa 2 del motor fracturó en por lo menos 4 pedazos.

En total, la NTSB publicó este jueves 6 de julio el informe de 500 páginas, que incluye la transcripción de los datos de la grabadora de voz y datos del avión.

VER Informe NTSB.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com