¿Qué significado tienen las marcas de pista?

Las marcas y los “numeritos” que tienen las pistas de aterrizaje en los aeropuertos tiene un porqué y un significado generalmente dirigidos hacia los pilotos. Están divididas en pistas visuales (VFR), pistas instrumentales de no precisión, e instrumentales (IFR) de precisión, dependiendo de sus marcas, dimensiones y de la categoría del aeropuerto, principalmente.

No existe manera más fácil de describir que todas las pistas tienen dos números distintos en cada una de las cabeceras, esto es porque su ubicación hace referencia respecto al norte magnético, aunque podrían variar hasta los 10°.

Si tomamos a nuestro planeta como un círculo perfecto, y partiendo de ese argumento, sabemos que toda figura geométrica circular tiene 360°, cada uno de esos grados representa un rumbo, es decir, si tenemos una pista con un rumbo magnético de 052° la marca en la cabecera será 05. En otro ejemplo, si una pista tiene rumbo magnético de 277°, tendrá una marcación de 280°.

El número en las cabeceras nos indicarán de manera visual, a que rumbo apunta la nariz de nuestra aeronave; gracias a nuestros instrumentos de navegación, cómo la brújula, podemos corroborar esta información de dirección.

Es importante decir que, algunos aeropuertos no sólo cuentan con una sola pista, en ocasiones tendrán pistas paralelas con la misma dirección magnética. Estas tendrán una letra que podrá ser R (Right), C (Center), L (Left), para identificarlas y conocer, por ejemplo, por cuál de ellas aterrizaremos o despegaremos.

El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), tiene dos pistas 05R/23L y 05L/23R. El controlador será el encargado de asignarnos porque pista despegaremos y/o aterrizaremos, ya sea por la derecha o izquierda según sea el caso. Usualmente, una se utiliza para operaciones de despegue y otra para aterrizajes; la decisión radica en los sistemas y ayudas a la navegación con los que cuenten, así como otros factores que contribuyan a mejorar y eficientar las operaciones.

Las marcas (runway markings) para pistas visuales, usualmente sólo cuentan con el número de orientación hacia norte magnético y las ya conocidas líneas blancas descontinuas al centro de pista. Los aterrizajes a efectuarse serán de no precisión y estarán limitadas las operaciones sólo en condiciones visuales (VMC).

También, pueden existir pistas instrumentales de no precisión, y pueden ser identificadas por tener el número en la cabecera, la línea al centro de pista y una marca en la zona de toque, generalmente en una de las cabeceras, indicando así, cuál es la pista preferente para el aterrizaje.

A diferencia de las anteriores, las pistas instrumentales de precisión, los pilotos tendrán más herramientas visuales –marcaciones-, que los ayudará durante el aterrizaje y despegue.

Como anteriormente lo platicamos en el artículo del Instrument Landing System (ILS), las aproximaciones de precisión utilizarán sistemas electrónicos como pendiente de planeo y localizadores que ayudarán al piloto a posicionar la aeronave en la zona de toque y al centro de pista, independientemente de las condiciones de obscurecimiento y/o meteorológicas en el aeropuerto.

En ocasiones hemos visto en varios videos, cómo es que los pilotos efectúan una ida al aire; estas condiciones normales durante los aterrizajes inestables, pueden ocurrir por muchas razones, una de ellas es por no estar alineado al centro de pista y la segunda es por haber rebasado la zona de toque.

Si el tren de nariz, al momento del aterrizaje, no toca en la línea del centro – sin ser tan exigentes- es probable que aviones heavy, puedan impactar, con sus semi-alas, durante la carrera de aterrizaje con antenas y algunas otras edificaciones que se encuentran a los bordes de pista, en el peor de los casos con otros tráficos –aviones- que puedan encontrarse en las calles de rodaje, esperando cruzar o despegar.

También, una ida al aire puede ocurrir porque simplemente los trenes principales del avión no tocaron y aseguraron el aterrizaje dentro de las marcas de la zona de toque; una marcación fundamental para saber y conocer que tanto disponemos de pista para el frenado del avión.

En caso de sobrepasar la zona de toque y aterrizar fuera de, no estaríamos asegurando el frenado del avión y podríamos excursionar de la pista provocando un accidente. En cualquiera de los casos, es preferible una ida al aire, que una ida al otro mundo.

La zona de toque siempre tendrá 3.000 pies de longitud, y cada una de las marcas estarán divididas de 500 pies en 500 pies. Generalmente, los trenes principales tendrán que tocar en las marcas de mil y/o las famosas marcas “gordas”.

Algunos aeropuertos cuentan con umbral desplazado, es decir, de la cabecera de la pista, se tendrá un espacio mayor que podrá ser utilizado. Generalmente, los aeropuertos con una elevación considerable, obstrucciones, estructuras, etc., y contarán con este espacio, alargando la carrera de despegue y asegurando el libramiento de obstáculos durante el ascenso.

El umbral desplazado será muy característico, siempre contará con unas flechas (arrows) indicando el sentido de pista. Este espacio sólo está disponible para, rodaje, despegue, frenado durante carrera de aterrizaje, pero no se podrá utilizar para aterrizar.

Nunca se deberá de confundir el umbral desplazado con el deflector (blast pad/stopway area), una zona muy similar, pero con marcas amarillas, que simplemente ayudarán a reducir el efecto de la estela que pueden generar los motores a reacción o turbohélice durante el inicio de la carrera de despegue. En esta zona, está prohibida cualquier operación.

Las marcas también servirán, en algunos casos, para saber si la pista está cerrada a sus operaciones, en construcción o reparación mayor. A lo largo de la pista estarán unas marcas pintadas como tache de color amarillo.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com