Southwest 1380: “heroísmo y muerte”

Era el vuelo que el pasado 17 de abril cubría la ruta entre los Aeropuerto Internacionales de New York, La Guardia y Dallas- Love Field, cuando repentinamente tuvo que aterrizar en Filadelfia, en medio de una maniobra peligrosa y prioritaria derivado de la emergencia a bordo, originada por un serio fallo en uno de los motores del Boeing 737-700 de la aerolínea Southwest Airlines.

El accidente desencadenó una condición de descompresión por daño en la ventanilla lateral izquierda por la “explosión” del motor.

Parece apenas aceptable que el Boeing 737, que se ha convertido en el modelo más construido y seguro en la historia de la aviación comercial, haya presentado tan inusual y fatal falla en pleno nivel de vuelo (32,000 pies de altitud), cuando su motor izquierdo (1) habría estallado desprendiendo sus componentes y que algunos de ellos impactaron en una ventanilla.

El suceso que ahora está en la mira de las investigaciones, causó no solo la descompresión a bordo, sino que también el pánico generalizado de los pasajeros, entre ellos la muerte de una, once heridos, siete de ellos en condiciones médicas graves.

La actitud de la aviadora al mando, la Capitán, Tammie Jo Shults, no se hizo esperar con su denotada capacidad. La ex instructora de aviones cazas de la armada norteamericana y su tripulación llevaron exitosamente al vuelo SW1380 en medio de la declarada emergencia al Aeropuerto de Filadelfia.

Hasta el momento, las maniobras del exitoso aterrizaje han sido motivos de elogios a través de las redes sociales y de varios rotativos internacionales que consideran heroica las acciones de Tammie.

Sin embargo, la muerte se hizo patente cuando después del aterrizaje la pasajera más gravemente herida, falleció durante su traslado al hospital luego de las considerables heridas causadas en cabeza, cuello y torso, por los golpes de piezas desprendidas del motor que le impactaron cuando fue parcialmente succionada de la ventanilla del avión desde la fila donde se encontraba sentada, según se dio a conocer.

  • Fallos de construcción del motor

Pero aun y cuando todo fallo de motor podría considerarse aceptable -pues las maquinas no son perfectas, son solo perfectibles- es muy difícil aceptar que el motor CFM56-7B  durante el fatal evento evidencie un fallo de construcción, más allá de toda posible insuficiencia de funcionamiento.

Los requerimientos y estándares obligados por la Administración Federal de Aviación (FAA), en el diseño de aeronaves y motores, contempla principios de construcción en todos los turborreactores.

Todos deberán aplicar en su diseño la contención de daños, es decir: “preferentemente ningún elemento del motor debe de proyectarse fuera de la góndola o contenedor una vez presentada la falla. Lo anterior a fin de evitar la propagación de daños por la proyección de componentes al exterior”.

En este caso, el constructor americano-francés, fabricante del motor más usado en la industria aérea, sólo se ha pronunciado a través de boletines que anuncian la obligada inspección que los operadores con ese modelo de motor deben realizar, teniendo principalmente en cuenta la revisión de los álabes cuando estos rebasen los 30,000 ciclos. Hasta el momento los análisis del accidente han arrojado fatiga del metal en este componente dinámico, convirtiéndose –hasta ahora- en la principal causante de la tragedia.

  • Crisis de fallos en turborreactores

Pero no solo el CFM56-7B ha entrado en crisis de fiabilidad ante el acontecimiento, el pasado mes de octubre del 2017 la FAA emitió una Directiva de Aeronavegabilidad para los motores Engine Alliance (EA) modelo GP7200 utilizados en un 60% por los Airbus A380.

Así mismo, la inglesa Rolls Royce -de gran experiencia en el ramo- también ha presentado serios fallos en sus modelos “Trent” series 900, plagándose de revisiones y usados también en el A380, al igual que en su modelo “Trent” series 1000 que motoriza al Boeing 787 Dreamliner, cuyas insuficiencias han sido motivo de la emisión de las respectiva Directiva de Aeronavegabilidad –temporal- donde se degrada el margen en la regulación de ETOPS como recientemente lo ha dado a conocer este portal. Todos los casos con el mismo diagnóstico.

“Explosividad del motor con desprendimiento de elementos dinámicos al exterior” situación nada menor.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com