Tras 97 años de volarlos, KLM se despide de su último Fokker

Aunque anteriormente era muy común observar los aviones Fokker 70 de KLM en el Aeropuerto Internacional de Ámsterdam, Schiphol, durante varias décadas, con el paso del tiempo esto ha cambiado, y es que ahora es menos ordinario verlos aterrizar y despegar.

Desde hace tiempo, la aerolínea holandesa a través de su filial KLM Cityhopper han estado retirando de operaciones estos emblemáticos aviones de los Países Bajos, y tristemente el día de mañana 28 de octubre llegará a su fin la larga relación de este avión con la compañía, que sin lugar a dudas fue emblemático y una pieza importante para el operador holandés.

Según KLM en los últimos meses, varios aficionados a la aviación y spotters han estado presentes en el Aeropuerto de Ámsterdam alrededor de las bardas perimetrales para captar las últimos instantes de estos equipos; además, varios clientes han adquirido boletos para el último vuelo.

La aerolínea recuerda el inicio de esta larga trayectoria de relación comercial con la empresa holandesa Fokker, y que es desde la posguerra, los F27, F28, F50 y F70, fueron parte de la flota como una invaluable columna vertebral de la compañía.

Todos estos excelentes aviones, confiables y económicos de operar, eran muy modernos para su época, en específico el Fokker 70 que fue el mejor de su categoría. Aunque el fabricante solo construyó 48 unidades antes de su quiebra, los F70 allanaron el camino hacia la perfección de diseño para dar inicio a las operaciones del la versión más nueva, el Fokker 100.

De acuerdo con la historia, KLM ordenó su primer avión Fokker en 1920, marcando el comienzo de su historia compartida, en la que las dos grandes compañías se inspiraron mutuamente para dar grandes pasos.

Sin embargo, según relata Charley Valette, capitán de Boeing 777 de la aerolínea, KLM vivió complicaciones después de la Primera Guerra Mundial en operar estos equipos, y es que el gobierno británico negó los permisos para operar vuelos en Reino Unido con los Fokkers, que en su tiempo eran vistos como un enemigo mortal por los británicos inmediatamente después de la guerra, porque se sabía que la flota dominante de aviones de combate Fokker de Alemania aún continuaban volando después de la guerra.

En aquel entonces, el administrador de Fokker Albert Plesman, quien luego se convirtió en el primer CEO de KLM, incluyó una condición resolutiva muy explícita en el contrato de adquisición para los primeros Fokkers pedidos por KLM, que le permitirían volar a Inglaterra. De no haber llegado a un acuerdo, el fabricante y la aerolínea seguramente no hubieran tenido una relación tan larga.

Sin duda, el día de mañana los aviones Fokker 70 abandonarán definitivamente la escena del transporte aéreo comercial holandés, dejando solo pocos recuerdos de la época, donde Fokker desempeño un papel clave en el liderazgo de la industria aeronáutica.

Tras 97 años de relación entre Fokker y KLM, existen miles de historias que serán compartidas a través del libro llamado “Dutch at Heart“, publicación que contiene muchas historias personales de la operación del Fokker (vlieg, como lo apodaban), combinadas con increíbles imágenes; material que ha sido puesto a disposición por el archivo Fokker, así como de varios coleccionistas privados.

La edición que contiene 242 páginas, estará disponible a partir del próximo 29 de octubre del 2017, en idioma holandés, y se complementará con varios textos en inglés. Desafortunadamente en español no estará disponible.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com