Yuri Gagarin, el primer cosmonauta (Parte 2 de 2)

Por: Antonio Mendoza Corona

Tesorero de la SMEAL

SMEAL_Yuri Gagarin_01

Miles de moscovitas abandonaron sus quehaceres para tomar eufóricos las calles de la capital de la URSS el 12 de abril de 1961 de forma masiva y espontánea, nada más conocerse los primeros cables de la Agencia TASS que anunciaban al mundo la hazaña pionera de Gagarin y del programa espacial soviético esa misma mañana.

Ante la hazaña de Yuri Gagarin del 12 de abril de 1961 en Moscú, se organizaban rápidamente los festejos correspondientes, aunque en principio no hubo grandes celebraciones planeadas pero sí espontáneas. La primera medida adoptada por el gobierno soviético fue la de ordenar un ascenso inmediato en el grado militar del nuevo héroe: antes de pisar Moscú, Gagarin pasó de ser teniente a mayor (comandante) de la Fuerza Aérea Soviética.

Héroe de la Unión Soviética y celebridad internacional

Yuri arriba al aeropuerto moscovita de Vnukovo el 14 de abril de 1961, donde le espera una recepción jamás vista. Todo el pueblo de la capital soviética estaba en la calle para recibir al gran héroe ese día. El instante en el que el cosmonauta recorre la alfombra roja que lo recibía quedó grabado para siempre en la historia con uno de sus zapatos sin los cordones atados. Se dirigía hacia el estrado donde lo esperaban su esposa y los líderes soviéticos, el secretario general Nikita Jruschov y el resto de los miembros del Politburó del Partido.

Tras su histórico vuelo, Gagarin se convirtió en una celebridad internacional. Realizó giras triunfales por varios países socialistas y capitalistas de la época, donde recibió un baño de masas que le aclamaban como héroe durante un período de dos años de viajes muy intensos. También tuvo tiempo para retomar sus estudios de ingeniería en el Instituto Zhukovsky de la Fuerza Aérea, en septiembre de 1961. Sin embargo, su figura fue objeto de grandes cuidados y prevenciones por parte del Estado soviético; por lo que estuvo alejado de la actividad aeronáutica, la gran pasión de Yura desde niño, durante mucho tiempo. Este aspecto, sumado a su elevada exposición pública, ejerció influencias negativas que provocaron en Gagarin algunos períodos de depresión y abuso de la bebida durante esa época.

SMEAL_Yuri Gagarin_02

Gagarin agradece los aplausos desde la tribuna al plenario del Soviet Supremo de la URSS.

No obstante lo anterior, después llegaron numerosos y diversos desafíos para Yuri en su otra pasión vital… En 1960 el komsomol Gagarin había sido admitido como militante del Partido Comunista de la Unión Soviética y a partir de su hazaña en 1961 había recibió las más altas condecoraciones y honores a las que un ciudadano soviético podía aspirar: la medalla de Héroe de la Unión Soviética que llevaba aparejada la Orden de Lenin

Yuri se había convertido en una de las más grandes personalidades públicas del país; lo que le llevó posteriormente a altas responsabilidades políticas, siendo elegido en 1962 como miembro del Soviet Supremo, el principal órgano representativo y legislativo de la URSS.

Aportación al programa espacial soviético

A mediados de junio Yuri es ascendido a teniente coronel y asume responsabilidades en el entrenamiento del plantel de mujeres cosmonautas, de las que saldría la pionera Valentina Tereshkova, la primera mujer en viajar al espacio. Gagarin tuvo una participación fundamental en el entrenamiento de Tereshkova y una gran amistad con ella desde esos tiempos hasta el final de sus días.

De forma progresiva Gagarin se involucra en el programa espacial soviético, aunque siempre alejado de situaciones de riesgo, una precaución que las autoridades del país cuidaban con celo.

Si bien viajó al espacio una sola vez, el de la Vostok 1, no sería la última participación de Yuri en un vuelo relacionado con este primer programa espacial tripulado de la historia: en agosto de 1962 ejerce como oficial de comunicaciones en el vuelo conjunto de las Vostok 3 (Nikolayev) y Vostok 4 (Popovich), un doble vuelo histórico en el que por primera vez dos naves tripuladas surcan nuestra órbita de forma simultánea.

En noviembre de 1963 es ascendido a coronel y en diciembre es nombrado primer subjefe en el Centro de Entrenamiento de Cosmonautas a las órdenes del comandante del TsPK, el general Nikolai F. Kuznetsov. Oficialmente alejado desde todo tipo de actividad aeronáutica, Gagarin acepta las tareas encomendadas a regañadientes… Fue necesaria una resolución expresa para “dejar en tierra” al primer cosmonauta de la historia: en junio de 1964 la decisión fue tomada. Gagarin era demasiado valioso como para que corriera cualquier tipo de riesgos en vuelo.

Finalmente, en octubre de 1966, es asignado como cosmonauta de respaldo en la misión de la Soyuz 1, la primera prueba orbital de la que estaba prevista como nave tripulada diseñada para llevar cosmonautas a la Luna. Esta nave de nuevo diseño era la clave para el programa espacial lunar tripulado soviético.

Para el primer vuelo de la Soyuz alrededor de la Tierra se seleccionó a Vladimir Komarov. Inicialmente, el nombre de Gagarin estaba relacionado con el programa espacial lunar tripulado de la Unión Soviética y de hecho era un fuerte candidato a realizar el primer vuelo tripulado soviético a la Luna.

Gagarin fue asignado como cosmonauta de respaldo de Komarov, tal como Titov fue el suyo cuando voló en el Vostok 1. El primer vuelo de una nave Soyuz terminaría en una tragedia: el 24 de abril de 1967 Komarov muere al reingresar a la Tierra cuando el módulo de descenso de la Soyuz se estrella como consecuencia del despliegue incompleto de paracaídas de frenado.

La muerte de su amigo Komarov afectó enormemente a Yuri. Y además las consecuencias de esta tragedia impactan profundamente en el programa espacial soviético, retrasando el desarrollo de las naves Soyuz y aplazando los esfuerzos en la carrera tripulada a la Luna.

El accidente de la Soyuz 1 y la muerte de Komarov tendrían un impacto definitivo en la carrera cosmonáutica de Gagarin: las autoridades decidieron que Yuri no realizaría otro vuelo espacial. La tragedia de la Soyuz 1 finalmente demostró los riesgos de la exploración del espacio. Gagarin tenía una importancia muy grande como para que fuera expuesto a los riesgos de otro viaje espacial. Naturalmente, Gagarin no estuvo en absoluto de acuerdo con esta nueva decisión.

Un trágico y prematuro final

El 17 de febrero de 1968 Yuri defiende su tesis en el Instituto de las Fuerzas Aéreas Zhukovsky y obtiene el título de ingeniero. Confía en que este nuevo logro en su carrera sirva para disuadir a las autoridades y le dejen volar.

SMEAL_Yuri Gagarin_03

La Plaza Roja de Moscú, escenario del masivo recibimiento a Yuri Gagarin en 1961 que enmudeción siete años después durante las honras fúnebres que la Unión Soviética dedicó a su primer cosmonauta tras el fatídico accidente del MiG-15.

Finalmente, el 13 de marzo de 1968 es revocada la orden que impedía volar a Gagarin pero con ciertas restricciones: si bien no viajaría al espacio, se le permitía realizar vuelos en aviones militares siempre y cuando fuera asistido por instructores.

De esta manera Yuri volvió a volar a bordo de aviones de combate MiG-15 UTI diseñados para el entrenamiento de tripulaciones. Siempre con un instructor realizó un total de 18 misiones entre el 13 y el 22 de marzo de 1968.

Precisamente en uno de estos vuelos a bordo de un MiG-15 Gagarin muere en accidente el 27 de marzo de 1968. Gagarin despegó ese día supervisado por el coronel Vladimir Seryogin, un experto piloto de caza con más de 200 misiones en la Segunda Guerra Mundial.

El MiG-15 UTI con el número clave de 625 se estrellaría y resultarían muertos sus dos tripulantes. Las causas del accidente fueron investigadas por las autoridades en su momento, pero buena parte de las conclusiones de las pesquisas permanecieron clasificadas.

Esto, junto con otro tipo de intencionalidades propagandísticas de los adversarios de la URSS en plena Guerra Fría, dio lugar a numerosas teorías falsas o malintencionadas, así como a especulaciones publicadas de todo tipo —pero con escaso o ningún rigor o fundamento— que llegan hasta nuestros días.

Las causas del accidente fueron una conjunción de eventos técnicos y humanos que desembocaron en la tragedia. A pesar de la escasa información oficial es posible determinar una serie de acontecimientos que explican el siniestro.

El MiG-15 fue equipado ese día con dos depósitos externos de combustible que permiten ampliar la autonomía de vuelo de la nave, pero disminuyen la maniobrabilidad de la misma. En muy pocos minutos se produjo el fatal desenlace: el despegue de la nave tiene lugar a las 10:19 y a las 10:31 se pierde contacto de radio con el avión. Gagarin y Seryogin entran en un banco de nubes que dificultaron las maniobras realizadas.

SMEAL_Yuri Gagarin_04

Izquierda: Valentina Gagarina llora desconsolada delante de un retrato de su marido en el lugar donde fue enterrado: la muralla del Kremlin de Moscú, el lugar de honor reservado para que reposen los restos mortales de las grandes figuras históricas del país de los soviets •Derecha: Valentina Tereshkova acompaña a la viuda de Gagarin durante las honras fúnebres en la Plaza Roja.

Los datos meteorológicos disponibles no habían advertido la existencia de nubosidad y cuando los pilotos descienden para salir del banco de nubes se encuentran ya a una escasa y peligrosa altitud de vuelo.

El MiG-15 volaba en un ángulo demasiado vertical con respecto al terreno, lo que resultaba particularmente peligroso en este modelo de aeronave. Los esfuerzos de los pilotos para recuperar la actitud correcta debieron ser vanos y se estrellan en el interior de un bosque. Ambos pilotos murieron en la cabina y se pudo determinar que no realizaron intentos de eyectarse, quizá por la rapidez con que se sucedieron los acontecimientos.

El gran legado de Yuri Gagarin

En cuestión de pocos minutos, en su último vuelo, Yuri Gagarin pasó de ser un héroe para su país y toda la humanidad a convertirse en un mito y en un recuerdo doloroso pero imborrable e inolvidable en la conquista del espacio.

SMEAL_Yuri Gagarin_05

Monumento de Yuri Gagarin en el cuadrado de Gagarin en Moscú, Rusia.

Su muerte, lamentada por todos, es una muestra del heroísmo inicial de aquellos años de servicio en la Fuerza Aérea Soviética, cuando decidió ingresar como candidato en esa extraña y peligrosa nueva profesión, la de cosmonauta. Un oficio en el que la única opción en esos vuelos pioneros era la gloria o la muerte.

La brillante carrera de Yuri Gagarin culminó recorriendo ambos caminos con un triste y prematuro final. Pero su nombre y su hazaña permanecen y permanecerán grabados en el recuerdo y el justo homenaje de las generaciones presentes y futuras.

¡Hasta siempre, Yuri!

 

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com