Para cumplir con los requisitos requeridos por el gobierno estadounidense para la concesión de ayuda financiera bajo el CARE Act, desde principios de mayo, American Airlines está operando temporalmente la ruta doméstica más corta de los Estados Unidos, jamás operada entre los grandes transportistas del país norteamericano. Con una duración de treinta minutos, el vuelo cubre una distancia de 47 kilómetros (25 millas náuticas) y une dos pequeñas ciudades en Colorado.

Con el impacto financiero sin precedentes del nuevo coronavirus (COVID-19) en la aviación, las aerolíneas han recurrido al gobierno para un paquete de ayuda financiera para salvarlas de una inminente quiebra, lo que resultaría en desempleo de miles de personas y más costos para el estado a largo plazo con programas sociales. Sin embargo, para la concesión de la ayuda financiera, el gobierno de los Estados Unidos exigió una contraparte de las aerolíneas locales, continuar sirviendo el máximo posible de destinos, para ser elegible. Cada transportista puede suspender vuelos a un máximo de once ciudades, pero dichas ciudades deben continuar siendo atendidas por al menos una aerolínea durante el período.

En vista de la caída en la demanda de pasajeros y la imposibilidad de continuar operando en todas las rutas como antes, lo que no sería financieramente viable, muchas aerolíneas han decidido optar por una solución creativa: Lanzar vuelos triangulares o agregar escalas en ciudades anteriormente atendidas en vuelos esenciales que continúan siendo operados durante la pandemia, para cumplir con los requisitos del gobierno. Y así es que American Airlines está operando la ruta doméstica más corta jamás operada entre las majors carrier.  

Desde principios de mayo, está operando temporalmente el vuelo cuadrangular AA2986, con cinco frecuencias semanales cada lunes, jueves, viernes, sábado y domingo, con equipos Bombardier CRJ700. El avión despega de Dallas-Fort Worth (Texas) en dirección a Vail, en la región montañosa del Colorado. Posteriormente, despega a Aspen (Colorado), que está ubicada a tan sólo 47 kilómetros de distancia, en un vuelo de treinta minutos. Después del corto vuelo, el avión despega a Montrose (Colorado) y por fin, regresa al aeródromo de origen, el Aeropuerto Internacional de Dallas-Fort Worth.

La ruta debe continuar hasta principios de junio, cuando American planea volver a operar individualmente en cada una de las ciudades; a pesar de la recomendación de que los ciudadanos eviten salir de casa, todavía es posible comprar un boleto para volar entre cada tramo, por sólo U$46 dólares. Con el final de la ruta el 4 de junio, Alaska recuperará el título del transportista con el vuelo más corto, con el AS64 cubriendo 50 kilómetros entre Petersburg y Wrangell —ambas en Alaska— en veinte minutos, con equipos Boeing 737.

  • author's avatar

    Por: Erick Cerqueira

    Amante de la aviación desde el nacimiento, trillando caminos hacia vuelos más altos.

    Bachillerato en Relaciones Internacionales por la Federal University of Sergipe (UFS).

    En Instagram @_erickcerqueiraf | erick.cerqueira@transponder1200.com

  • author's avatar

Deja tu comentario.