A más de dos meses de la degradación, AFAC sigue con las irregularidades

Tiempo de lectura: 2 minutos

Hace unos días informamos que la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC) de México realizó contrataciones de inspectores improvisadamente. La selección “por invitación” que realizó la autoridad aeronáutica fue con el fin de cumplir con los requerimientos de la auditoría de la FAA. No obstante, esto es solo la punta del iceberg de las fallas con los inspectores mexicanos.

American Flyers

Uno de los señalamientos de la Administración Federal de Aviación (FAA) en su reciente auditoría a México fue la falta de personal especializado, así como las malas condiciones -en general- de dichos puestos. El ente regulatorio estadounidense indicó que México tenía un déficit de inspectores y que los que tenía, estaban mal pagados y calificados.  

Lo anterior no quiere decir que no haya personal de alto nivel en México, sino que aquellos que tienen un perfil adecuado, rechazan las posiciones en la AFAC por los bajos salarios o simplemente no conocen “a alguien que los recomiende”. Quienes laboran como inspectores verificadores tienen a su cargo revisiones de alta exigencia técnica y capacitación.  Aquellos que ya trabajan dentro de la AFAC refieren ganar alrededor de 15,000 pesos mexicanos; en comparación, un ingeniero aeronáutico en el extranjero tiene un sueldo de 55,000 a 70,000 pesos.

Ese contraste de sueldos fue uno de los puntos en lo que enfatizó la FAA y que aún no ha podido resolver la autoridad mexicana. Al respecto, el Director General, el General Carlos Rodríguez Munguía, declaró anteriormente que los salarios de los inspectores aumentarían un 70%. Esto podría ser posible gracias al aumento aprobado al presupuesto de la AFAC tras la degradación a Categoría 2.

No obstante, ahora la Agencia reconoció que no se ha realizado ningún aumento y por tanto no se puede garantizar que los inspectores tengan el nivel salarial requerido por la FAA. Además, varios de los que han sido contratados por la AFAC en los últimos meses, comentan que debido a que sus contrataciones fueron improvisadas, en algunos casos no cuentan con herramientas, espacios o tareas asignadas. Eso, lejos de ser un plan para reparar la aviación mexicana parece ser un nuevo intento para tapar el sol con un dedo.

  • author's avatar

    Por: Ingrid Gil

    Sobrecargo de aviación. Licenciatura en Sociología en FCPyS, UNAM. He colaborado en proyectos de investigación en el ColMex y la UNAM.

  • author's avatar

RELACIONADO
Exclusiva: Aeroméxico programa los primeros vuelos con el 737 MAX
Deja tu comentario.

También te podría gustar...