AM2431: Condiciones Meteorológicas, factor probable del accidente de Aeroméxico Connect

Integrantes del Área de Investigación del Accidentes e Incidentes de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), dependiente de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), ofreció una conferencia hoy en Ciudad de México sobre los avances en las investigaciones del accidente ocurrido el pasado 31 de julio donde un Embraer 190AR matrícula XA-GAL de Aeroméxico Connect cumpliendo el vuelo AM2431, impactó contra el terreno al intentar despegar del Aeropuerto Internacional de Durango, en medio de un escenario meteorológico desafiante.

Durante la conferencia se detallaron los pormenores de las actividades de investigación, desde el primer día, cuando las autoridades y una comisión de la aerolínea arribaron al Aeropuerto de Durango, hasta la fecha, quienes recabando toda la información posible y estructuras importantes de la aeronave para poder determinar las causas probables del accidente.

Además, se presentó un Reporte Técnico en cumplimiento –México como estado miembro-, a lo establecido por el Anexo 13 de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), y los reglamentos de la SCT y DGAC; mismo que comprende cinco fases, las cuales incluyen la articulación de la información y protección de los datos; determinación de las causas probables del accidente; informe; y recomendaciones luego de los hallazgos presentados hasta el momento.

Las Grabadoras de Voz y Datos de la aeronave (CVR y FDR, respectivamente) se pudieron recuperar, una de ellas dañada la cual fue trasladada hacia los Estados Unidos en coordinación con la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB) para su decodificación. La menos dañada, pudo ser descifrada en un taller autorizado en México. Gracias a los datos obtenidos se pudo realizar una simulación momentos antes y después del accidente, así como la comprobación de la actuación de la aeronave.

Un día después del suceso (1 de agosto del 2018), la Dirección General de Aeronáutica Civil, Medicina de Aviación, el fabricante de los motores, General Electric, de la aeronave, Embraer, la NTSB, y un grupo de investigación de Meteorología, llevaron a cargo una coordinación para comenzar la investigación.

Además, se pudieron recabar fotografías aéreas, videos del circuito cerrado de cámaras del aeropuerto, datos como la carga y balance de la aeronave (despacho), mediciones y distancia de los componentes de la aeronave esparcidos sobre la pista luego del impacto.

A través de las simulaciones de la Grabadora de Datos (FDR) se determino la correcta aeronavegabilidad de la aeronave, además, del buen funcionamiento de los motores que no presentaron ninguna falla mecánica durante su operación operación.

El Grupo de Factores Humanos, realizó pruebas toxicológicas a los cuatro miembros de la tripulación, análisis del desempeño y experiencia del personal de tierra y vuelo, además de las jornadas de trabajo.

Como parte de las investigaciones, se construyó un escenario igual al del día del accidente y que fue llevado a los simuladores de vuelo para comprobar el desempeño de la tripulación. Se determinó que ninguno de los pilotos que realizaron la simulación pudieron haber tenido resultados diferentes a los que la tripulación del vuelo AM2431 obtuvieron.

El Director de Análisis de Accidente e Incidentes de Aviación, José Armando Constantino Tercero, dijo que como causa probable podría tratarse de las condiciones meteorológicas y de viento imperantes en la estación. La atención se centró en las velocidades verdaderas del aire, tanto verticales como laterales (microfráfaga), considerando este como un factor externo y vinculado a un factor probable de accidente.

Después de que se diera a conocer dentro del medio aeronáutico la presencia de un tercer piloto en cabina, quien no se encontraba habilitado para volar la aeronave, se comentó que dicho piloto realizó las maniobras iniciales durante la carrera de despegue, pero al momento de la inestabilidad de la aeronave el capitán al mando, Carlos Galván Meyrán, solicito los controles de la aeronave.

En este sentido Grupo Aeroméxico, dijo que la habilitación no autorizada de este tercer tripulante será motivo de procedimientos administrativos y sanciones, que quizá puedan recaer en el capitán y el tercer tripulante.

En este sentido, será la misma autoridad aeronáutica mexicana que publique próximamente una circular obligatoria a fin de que exista un mayor control en el acceso de cabina de pilotos y cabina estéril.

Se reveló que el informe final del accidente del vuelo AM2431, será divulgado el próximo mes de noviembre del 2018. Las investigaciones aún continúan a cargo de la Dirección General de Aeronáutica Civil, en coordinación con la NTSB, asesores, el fabricante de la aeronave Embraer y de los motores General Electric, Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (SENAM), el Colegio de Pilotos Aviadores de México (CPAM) y el operador Aeroméxico.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com