Boeing afirma que hay riesgos de diseño en el nuevo Airbus A321XLR

Telegram

El fabricante Boeing levantó la mano y dijo tener preocupaciones acerca del diseño más reciente de su archi rival Airbus, el A321XLR, y dice que el nuevo tipo de tanque de combustible puede presentar riesgos de incendio. Su intromisión en este asunto se basa en el sistema global que les permite a los fabricantes intervenir siempre que alguna regla de seguridad sea interpretada de alguna manera que pueda afectar al resto de la industria.

Comentamos la semana pasada acerca de la protección especial para el tanque de combustible central del A321XLR que está solicitando EASA, precisamente para reducir los riesgos con ese tanque adicional que le da al avión el alcance prometido por Airbus. Pero llama la atención que esto surge en un momento crítico, mientras Boeing trata de salir de las crisis de 2 años por su 737 MAX, y Airbus tiene su propia prueba porque las autoridades de los reguladores alrededor del mundo estarán más quisquillosos luego de lo que pasó con el MAX.

En un documento enviado a la Agencia de Seguridad de Aviación de la Unión Europea (EASA), Boeing señala que la arquitectura del tanque de combustible con el que se pretende incrementar el alcance del A321XLR, “presenta muchos peligros potenciales”.

El debate que se da alrededor del A321XLR, que se está vendiendo como pan caliente, es precisamente en su principal ventaja en el mercado: que tiene el alcance más grande en un jet de cabina angosta.

En la mayoría de los jets el combustible se lleva en las alas y en tanques centrales. Para satisfacer la demanda para rutas más largas Airbus ya había añadido un tanque central en la bodega de carga del A321LR, pero para el A321XLR, el fabricante plantea obtener más espacio para combustible haciendo un tanque que se amolde en el fuselaje, esto es, que su forma siga el contorno del avión y así pueda llevar más combustible. El concepto llamó la atención de EASA que en enero dijo que impondría condiciones especiales para la seguridad de los pasajeros, ya que un tanque de combustible integral en el fuselaje está expuesta a fuego exterior si no se le protege adecuadamente y podría no darle tiempo a los pasajeros para evacuar el avión con seguridad.

RELACIONADO
Video | Último vuelo del Boeing 737-500 de All Nippon Airways, se despide el “Super Dolphin”

En sus comentarios a EASA, Boeing dijo que hay riesgos si el avión sufre una excursión de pista o si el tren de aterrizaje no baja o falla y el avión aterriza sobre su panza.

Por su parte, Airbus dijo que la consulta pública es parte de cualquier programa de desarrollo de un avión y que cualquier asunto será atendido en conjunto con los reguladores.

Ese tipo de intercambios técnicos normalmente no llaman la atención, pero en una industria sacudida luego de la crisis del MAX y de la pandemia, se debe mantener la confianza. Los intereses comerciales también son altos.

Una fuente familiarizada con el proyecto indicó que cualquier disputa extendida sobre la certificación podría demorar la entrada a servicio del A321XLR de finales del 2023 hasta 2024 o más. Si eso sucede, Boeing pretende entusiasmar a las aerolíneas a esperar un poco más por un nuevo modelo que, dicen, será superior al A321XLR.

Aunque dicen que nunca compiten en seguridad, Airbus y Boeing se la pasado pateándose uno al otro en el pasado sobre cuestiones como las novedosas computadoras de vuelo en el A320 o los reclamos de Europa sobre que cuatro motores eran más seguros que los dos del Boeing 777 en operaciones sobre el mar. Y los tanques de combustible han provocado fuertes desacuerdos.

En el 2001 la FAA impulsó cambios en el diseño de los tanques de combustible alrededor del mundo luego de las investigaciones que determinaron que un 747 de TWA fue derribado cuando el tanque central de combustible explotó en el aire ante la presencia de oxígeno y un corto circuito, pero los ejecutivos de Airbus dijeron que sus aviones tenían un menor riesgo.

Desde luego no se debe escatimar con la seguridad, donde hay un riesgo puede haber una tragedia. Pero hasta dónde realmente Boeing podría estar “preocupado” sobre la seguridad de un avión que no es suyo cuando los propios estuvieron en tierra dos años por fallas catastróficas en el software que ocasionaron dos accidentes mortales en menos de 6 meses. ¿No será, más bien, que pretenden ganar tiempo para tener listo el “nuevo avión superior al A321XLR”? No es que seamos mal pensados, pero la guerra comercial es muy fuerte y han perdido mucho terreno en los últimos años.

  • author's avatar

    Por: Erick Haw Mayer

    Apasionado de la aviación y la industria automotriz de toda la vida, tiene una Licenciatura en Informática y un Postgrado en Comunicación y R.P. Aunque tiene experiencia en empresas del rubro automotriz y en Mexicana de Aviación, su vida profesional se ha dedicado más al periodismo especializado en todo tipo de medios impresos y electrónicos, incluyendo la revista Avión Revue de Latinoamérica.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...