Boeing comienza las modificaciones de los nuevos “Air Force One”

Tiempo de lectura: 2 minutos

Tras casi 30 años de servicio, los dos famosos aviones “Air Force One” (Boeing 747-200) serán retirados en los próximos años, a medida que la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) en conjunto con el fabricante Boeing han iniciado las modificaciones del primer Boeing 747-8, para dar paso a la configuración VC-25B, convirtiéndolos así en aviones presidenciales.

De acuerdo con la USAF, los trabajos han comenzado en las instalaciones de Boeing en San Antonio, Texas, al primer Boeing 747-8, que inicialmente fueron contraídos para la extinta Transaer y que nunca los pudo recibir por el cese de sus operaciones en el año 2015.

Ahora, durante estas primeras fases comenzarán con la eliminación de los interiores, modificación en los motores, unidad de potencia auxiliar (APU), componentes secundarios de los sistemas, actualización de la energía eléctrica, instalación de sistemas avanzados de comunicación, GPS militar en el sistema de gestión de vuelo, entre otras. Mientras que algunos sistemas críticos, no serán revelados.

Se espera que estos dos nuevos aviones –que actualmente tienen matrículas N894BA N895BA, respectivamente-, sustituyan a la actual flota conformada por dos Boeing 747-200, en el invierno del próximo año 2024.

Los equipos que están valorados según en precio de lista del fabricante en unos $386.8 millones de dólares cada uno y fueron construidos para la extinta Transaero, pero luego de que la aerolínea se declarará en quiebra en el 2015, ambos aviones se quedaron sin dueño.

En los últimos momentos de la administración del expresidente Barack Obama se sostuvieron pláticas con el fabricante Boeing a fin de realizar un remplazo de los dos aviones (28000 y 29000), y se acordó inicialmente la construcción de dos Boeing 747-8I.

Pero fue en diciembre del 2016 que Donald Trump publicó a través de Twitter que una vez que tomara posesión como presidente de los Estados Unidos cancelaría la orden de construcción con el fabricante, argumentando que la inversión era un costo desmedido que su administración no pagaría. Fue entonces que la Fuerza Aérea de los Estados Unidos pidió a Boeing ofrecer soluciones más accesibles –en costos- y mantener el proyecto de reemplazo en marcha.

  • author's avatar

    Por: Roberto Mtz Armendáriz

    Periodista independiente con más de 10 años de experiencia en los medios de comunicación. Ha participado en varios proyectos de casas radiodifusoras como titular de noticieros en FM (Grupo Radiorama) y ha sido Jefe de Información de varios periódicos mexicanos. También, posee Licencia de Oficial de Operaciones de Aeronaves.

    Ciudad de México.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...