¿Boeing se ha quedado atrás en la carrera por los aviones NMA? ¿Y el Boeing 787-3?

Tiempo de lectura: 2 minutos

Para Boeing continúa un “GAP” que cubrir en la demanda de aviones que han dejado los famosos 757 y 767, “caballos de batallas” que desde hace una década dejaron de ser construidos y que a pesar de ello, las compañías continúan requiriendo de este segmento llamado New Mid-size Airplane (NMA).

Mientras tanto, y del otro lado del mundo, el fabricante europeo Airbus preparó el A321XLR, una clara respuesta a las necesidades de un mercado que requiere de un avión de pasillo único pero con capacidades transcontinentales y que ha decir del avión, ha sido un buen éxito de venta.

Boeing tuvo una idea que presentar desde el año 2000, el Boeing 787-3, una variante que nunca existió y que hoy solo conocemos dos versiones de los “Dreamliners”. Los interesados en su momento fueron las japonesas All Nippon Airways y Japan Airlines, que podrían sustentar financieramente al nuevo proyecto, pero no pasó.

Mientras tanto Boeing ha trastabillado en los programas del NMA, y se centró en ofrecer lo que conocemos hoy cómo el Boeing 737 MAX, que si bien está intentando convertirse en un exitoso avión para el mercado, hasta el día de hoy sólo ha generado una crisis al interior de la fábrica que no lo ha permitido mirar hacia otros rumbos.

El efecto MAX ha generado que Boeing descuide un segmento muy importante y programa que le ayudaría a hacer frente a la competencia y ofrecer diferentes unidades, cubriendo un amplio espectro de necesidades para muchos operadores. Tan sólo Delta Air Lines y United, tienen alrededor de 330 aviones Boeing 757 y 767, y que han comenzado a ser jubilados. En pocos años, la única opción para las compañías aéreas será el A321XLR.

Mientras tanto, un análisis de la situación publicada por Flight Global, sostiene que Addison Schonland, fundador y socio de AirInsight Research recientemente lanzó su propuesta en el marco de la reunión de la Alianza Aeroespacial del Noroeste del Pacífico en Lynnwood, celebrada en Washington y dijo:

Boeing tiene un muy buen historial en comprender cómo funciona el 787: dónde están sus puntos fuertes, cómo pueden modificarlo. ¿Qué pasaría si Boeing desempolvara esa cosa que llamamos 787-3?

El fundador de AirInsight Research sugiere que este desarrollo podría sentarle muy bien a Boeing y ofrecer una gama de productos más sólida, sin que se quede atrás en el segmento de aviones NMA.

Mientras tanto, el fabricante estadounidense espera terminar con la pesadilla del 737 MAX, para poder liberar tensión y centrarse en una sola batalla; construir aviones de 290 a 330 pasajeros y que puedan volar hasta las 3,000 millas náuticas.

  • author's avatar

    Por: Roberto Mtz Armendáriz

    Periodista independiente con más de 10 años de experiencia en los medios de comunicación. Ha participado en varios proyectos de casas radiodifusoras como titular de noticieros en FM (Grupo Radiorama) y ha sido Jefe de Información de varios periódicos mexicanos. También, posee Licencia de Oficial de Operaciones de Aeronaves.

    Ciudad de México.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...