C919 completa pruebas en clima frío extremo

La Commercial Aircraft Corporation de China (COMAC) sigue con la meta de tener listo  el C919 a finales del 2021 y  este fin de semana  completó sus pruebas en condiciones de frío extremo. El avión que busca ser la respuesta china a los Airbus y Boeing de cuerpo estrecho aterrizó el 25 de diciembre en Hulunbuir Dongshan (HLD) para completar una serie de pruebas en climas extremos. Este lugar –ubicado al norte de China, cerca de Siberia– era ideal para estas revisiones pues la temperatura promedio ronda los 25 grados bajo cero.

El primer vuelo se realizó desde el aeropuerto de Hulunbuir Dongshan al Dongying Shengli (DOY) en Yong’an dentro de la provincia de Shandong.  Durante los 23 días de pruebas en el que se evaluó el rendimiento y el equipo de la aeronave, las pruebas de vuelo y en tierra fueron monitoreadas para confirmar que se realizaran bajo los estándares requeridos. El equipo de trabajo estuvo conformado por el Aeropuerto HLD, la COMAC, el Grupo Nacional de Combustible de Aviación China (CNAF) y el Servicio Meteorológico de Hulunbir que certificó que las pruebas se habían realizado en un entorno de hasta -35° C.

Si nos preguntamos para qué son las pruebas de clima frío extremo, la respuesta es que este clima puede hacer que las aeronaves se rompan o se agrieten derivado de que los metales, como el acero y el aluminio, se contraigan a diferentes velocidades. Por otro lado, las piezas móviles se ven sometidas a un mayor desgaste cuando los lubricantes pierden su viscosidad. Además, el caucho y el plástico pueden tornarse frágiles a temperaturas de congelación.

Es por eso por lo que la COMAC expuso su C919 con el fin de alistarlo para que –próximamente– sea puesto a disposición de las líneas aéreas. Hay que recordar que esta aeronave, un monomotor de pasillo único, tiene como objetivo competir con el Boeing 737 y la A320 FAM. El C919 puede contar entre 156 y 168 asientos, una capacidad similar a la de sus competidores occidentales. La Corporación china trabaja en dos variantes de este avión: una versión estándar con un alcance de 2,200 millas náuticas y una de largo alcance con posibilidad de volar hasta 2,999 millas náuticas. Ambos diseños tienen un techo de operación 39,800 pies.

RELACIONADO
Las acciones de Volaris 'despegan' a su mejor nivel desde el 2016

Cabe mencionar que, si bien China afirma que es un avión chino, la mayoría de las partes del avión son de proveedores de origen extranjero. Hasta tres quintas partes del C919 están conformadas por suministros estadounidenses.  Los motores son General Electric y Safran, mientras que Honeywell fabrica el sistema de control de vuelo y Rockwell Collins los sistemas de comunicación y navegación. Si bien hay esfuerzos–como el C919, el MC-21 y sus motores PD-14–por romper con la hegemonía occidental en la fabricación de aeronaves, con lo anterior, se evidencia que aún queda un largo camino que recorrer.

  • author's avatar

    Por: Ingrid Gil

    Sobrecargo de aviación. Licenciatura en Sociología en FCPyS, UNAM. He colaborado en proyectos de investigación en el ColMex y la UNAM.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...