Lufthansa Group se ha unido a un proyecto que promete revolucionar la aviación, fabricando combustible a partir del aire con energía solar. Aunque parezca una historia de ciencia ficción, la Escuela Politécnica de Zúrich (ETH Zurich) ha encontrado la forma de sintetizar combustible a partir del dióxido de carbono y el agua en el aire, utilizando energía solar para refinar los hidrocarburos. Ahora el grupo de aerolíneas alemán le da la mano a este innovador proyecto.

El 18 de mayo de 2020 Lufthansa Group anunció que firmó una carta de intención para una posible colaboración en el proyecto de la ETH Zurich. El acuerdo contempla cooperación en las áreas de tecnología y eficiencia económica.  En un futuro las aerolíneas del Grupo Lufthansa recibirían algunas cuotas del combustible para demostrar la tecnología y brindar soporte económico al proyecto. Los detalles del acuerdo aún están por definirse y se espera que para finales del 2020 ya quede en firme.

En la ETH Zurich ya se encuentran refinando el combustible en un pequeño laboratorio instalado en el techo de la Universidad. Actualmente, la “mini-refinería” está en capacidad de producir un decilitro de combustible al día. Sin embargo, el equipo del proyecto se encuentra trabajando en proyectar la tecnología a gran escala y según el Director de Tecnología del Proyecto, Philipp Furler, una planta solar de un kilómetro cuadrado podría producir 20.000 litros de JET-A1 en un día.

También podría interesarte: Airbus desarrolla sensores con biotecnología para detectar amenazas químicas y biológicas a bordo

El proceso para producir el combustible se divide en tres fases. Lo primero es extraer el CO2  y el agua del aire. Después se deben separar estos dos compuestos, por medio de un proceso termoquímico. La última etapa es la licuefacción de del dióxido de carbono y el agua para obtener hidrocarburos, lo cual se consigue al interior de un reactor concentrando una gran cantidad de energía -proveniente del sol-; allí se produce el “Syngas” un hidrocarburo que luego puede ser refinado para obtener combustibles como el queroseno JET-A1.

A diferencia de otros medios de transporte, el transporte aéreo dependerá de los combustibles líquidos sostenibles en un futuro próximo. La realidad es que la industria aún está muy lejos de encontrar otras soluciones sostenibles como la electricidad. La carta de intención entre Lufthansa Group y la ETH Zurich es un gran paso hacia la consecución de los objetivos del proyecto y el eventual lanzamiento de esta tecnología en un futuro.

  • author's avatar

    Por: Daniel Suárez Mikán

    Un apasionado de la aviación. Controlador de Tránsito Aéreo y futuro Ingeniero Aeroespacial. ¿Sus Hobbies? Su trabajo, es decir, la aviación. También se ocupa como programador, diseñador gráfico, fotógrafo y periodista aeronáutico.

    Cuidad: Bogotá, D.C., Colombia.

  • author's avatar

Deja tu comentario.