Esta semana hemos sido testigos de cómo una enfermedad de rápida expansión aerobia puede colapsar un país y sus sistemas de gobierno, salud y financieros. Es el caso de China con el Coronavirus y las implicaciones que está teniendo en el mundo. China es una potencia mundial que venía acelerando sus exportaciones, industria y turismo, ahora todo, todo está en pausa, lo que significa que la aviación también lo estará.

China venía creciendo sostenidamente entre el 10% y 12% en producto interno, aunque ya había indicios de desaceleración económica en un muy envidiable 8%. Solamente el año pasado, 1,400 (mil cuatrocientos) millones de pasajeros fueron atendidos en los más de 200 aeropuertos del país a bordo de 3,700 aeronaves que representan un tercio de las aeronaves comerciales en el mundo.

Recordemos que en esas empresas labora personal técnico Latinoamericano. Hace unos meses se anunció que China necesitaría algo así como 900 aeronaves más debido al incremento de la demanda en el transporte aéreo. Con la llegada de esta epidemia las cosas cambiarán radialmente en la aviación comercial China y en el mundo.

¿Qué esperar? Ante la caída de la demanda (que no por razones de seguridad o salubridad), lo primero que se hizo fue permitir a las tripulaciones extranjeras abandonar las ciudades, pero con la condición de no recibir pago alguno por esta circunstancia. Los que se quisieran quedar por voluntad propia, lo podían hacer. Los expertos en economía ven una posible consolidación de las aerolíneas en China; recordemos que grupo Hainan ya venía haciendo ajustes a las rutas internacionales antes de la crisis de salud.

Un dato que es de llamar la atención: los aeropuertos más humildes en China, los más recónditos en provincias alejadas, los más regionales de los regionales durante 2019, dieron servicio a más de 2 millones de pasajeros, cifra envidiable para cualquier otro país.

  • author's avatar

    Por: Guillermo Galvan

    20 años en aerolíneas, instructor teórico aeronáutico, especialista factores humanos en aviación, melómano, cafeinómano.

    Sigue mi Columna ‘Nivel de Vuelo’ todos los lunes.

  • author's avatar

Deja tu comentario.