EASA aprueba el Boeing 737 MAX; da luz verde a su regreso

Después de meses en tierra tras los accidentes, las investigaciones y un juicio en el medio, hoy hay noticias positivas para el Boeing 737 MAX. La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) ha confirmado que el B737 MAX es seguro y podrá volver a surcar los aires europeos.

EASA reveló que la aeronave ha cumplido con las cuatro condiciones que se requerían para volver a las operaciones. Recalcó que esta decisión es completamente independiente de las resoluciones de Boeing y la FAA.

Los cuatro criterios que fueron establecidos fueron que:

  1. Los dos accidentes de Boeing 737 MAX debían ser considerados suficientemente comprendidos.
  2. EASA aprobará los cambios de diseño realizados por Boeing, y estos debían realizarse de manera obligatoria.
  3. EASA completará una revisión de diseño independiente.
  4. Las tripulaciones del Boeing 737 MAX debían recibir la formación adecuada.

Siguiendo la línea de sus declaraciones pasadas, Patrick Ky, Director Ejecutivo de EASA, comentó al respecto:

Tenemos plena confianza en que la aeronave es segura, que es la condición previa para dar nuestra aprobación. Pero continuaremos monitoreando de cerca las operaciones del 737 MAX a medida que la aeronave reanude el servicio. Paralelamente, y ante nuestra insistencia, Boeing también se ha comprometido a trabajar para mejorar aún más la aeronave a medio plazo, con el fin de alcanzar un nivel de seguridad aún mayor”.

RELACIONADO
La FAA impone millonaria multa a Boeing

La agencia europea emitió una directiva de navegabilidad (AD, por sus siglas en inglés) en el que detalla las medidas que deben ser acatadas por los operadores para regresar el B737 MAX a los aires. Las modificaciones obligatorias que la EASA ha ordenado son las mismas que las que la FAA pronunció en su propia AD. Las acciones centrales en estas directivas son:

  1. Actualizaciones de software para la computadora de control de vuelo, incluido el sistema MCAS.
  2. Actualizaciones de software para mostrar una alerta en caso de discrepancia entre los sensores de ángulo de ataque.
  3. Separación física de los cables tendidos desde la cabina hasta el motor de compensación del estabilizador.
  4. Actualizaciones de los manuales de vuelo para que los pilotos puedan comprender y gestionar todos los escenarios de falla relevantes.
  5. Entrenamiento obligatorio para todos los pilotos del 737 MAX.
  6. Pruebas de sistemas, incluido el sistema de ángulo de ataque.
  7. Un vuelo de disponibilidad operativa sin pasajeros debido al largo almacenamiento de la aeronave.

Hay que hacer la aclaración que, aunque estas instituciones comparten las bases de su directiva de navegabilidad, la EASA ha hecho dos precisiones. Primero, permite que los pilotos detener el stick shaker ante una continua vibración en caso de ser activado por error. En segundo lugar, ha prohibido -hasta nuevo aviso- algunos tipos de aproximaciones de precisión. Estas medidas reforzarán la seguridad de la aeronave y con ello, la confianza de los pasajeros que se había visto mermada.

  • author's avatar

    Por: Ingrid Gil

    Sobrecargo de aviación. Licenciatura en Sociología en FCPyS, UNAM. He colaborado en proyectos de investigación en el ColMex y la UNAM.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...