Elon Musk quiere cambiar su jet privado por el Gulfstream G700

Tiempo de lectura: 2 minutos

Siempre viajando por compromisos laborales, el fundador (y dueño) de Tesla y SpaceX, Elon Musk, ha declarado recientemente que, a diferencia de otros multimillonarios, no tiene una mansión y que no gasta mucho en vivienda, pues prefiere ahorrar dinero durmiendo en casa de amigos, ya que pasa más tiempo viajando que parado en lugares. Incluso su expareja y madre de su hijo, la cantante Grimes, comentó que el magnate sudafricano radicado en Estados Unidos vive como una persona por debajo del umbral de la pobreza, durmiendo en una casa vieja y con un colchón agujereado. 

Sin embargo, hay algo a lo que no renuncia: la comodidad y el lujo de su jet privado, hoy un G650ER de última generación del fabricante aeronáutico estadounidense Gulfstream Aerospace. Es uno de los aviones de negocios más modernos del mundo y está valorado en $66,5 millones de dólares, también es uno de los más caros de su categoría. Sin embargo, como pasa más tiempo volando que en una casa, está interesado en actualizarse a lo mejor que hay actualmente en el mercado y, por lo tanto, quiere cambiar de avión.

Y el candidato a convertirse en el futuro nuevo avión del magnate es el Gulfstream G700, uno de los productos más nuevos del fabricante que llegará al mercado este año; fue lanzado en octubre de 2019 y actualmente se encuentra en las etapas finales de certificación. Con un costo estimado de alrededor de $80 millones de dólares, es una verdadera máquina voladora con todo lo que hay de más moderno en la aviación, además, por supuesto, de sus increíbles prestaciones, con énfasis en la velocidad de crucero. 

Impulsado por motores Rolls-Royce Pearl 700, el G700 tiene capacidad para hasta 19 pasajeros, sin embargo, en configuración estándar y típica, está configurado para 10 pasajeros; con el alcance de 7.500 millas náuticas (13,890 kilómetros), tiene una velocidad de crucero de Mach 0,90, o 516 nudos (956 kilómetros por hora) con un techo de servicio de 51,000 pies de altitud. Lo más destacado es su lujoso interior y las tecnologías a bordo, que la convierten prácticamente en una casa voladora, especialmente para aquellos que viajan mucho, como Musk; además, por supuesto, de ser considerado un avión capaz de vencer el famoso jet lag.

El G700 voló por primera vez en febrero de 2020 y actualmente se encuentra en proceso de certificación, por lo que si cambia de avión, Musk no debería recibirlo hasta el próximo año. Cade destaca que durante la campaña de certificación, el avión logró dos récords de velocidad en su categoría, el más reciente de mayo de este año, cuando voló entre su línea de montaje en Georgia y Ginebra, Suiza, en 7 horas y 37 horas minutos, volando a 1.102 kilómetros por hora.

  • author's avatar

    By: Erick Cerqueira

    Amante de la aviación desde el nacimiento, trillando caminos hacia vuelos más altos.

    Bachillerato en Relaciones Internacionales por la Federal University of Sergipe (UFS).

    En Instagram @ecfilho_ | erick.cerqueira@transponder1200.com

  • author's avatar

Deja tu comentario.