En medio de incertidumbres sobre el tamaño de su flota, de la fuerza laboral y de la viabilidad financiera de operar más de cien unidades del más grande fuselaje ancho de pasajeros jamás ensamblado, por la crisis sin precedentes del nuevo coronavirus (COVID-19) sobre la aviación, aparentemente, Emirates comenzó este viernes 12 de junio el proceso de retiro de los más antiguos Airbus A380 en operación, con el primer avión fotografiado en Dubái ya sin los colores de la aerolínea.

El avión en cuestión, completamente blanco, se trata del matrícula A6-EDB (s/n 013), ensamblado en abril de 2008 (12.2 años de edad) y entregado a Emirates seis meses más tarde, en octubre del mismo año. Fue el segundo avión del modelo otorgado a la aerolínea y es propiedad de la misma, a diferencia de otras aeronaves, operadas a través de acuerdos de arrendamiento financiero a largo plazo. Como publicó nuestros socios brasileños de AeroIN, el avión fue fotografiado por el spotter emiratí Saeed Sultan y la foto, posteriormente compartida a través de las redes sociales.

Según datos de telemetría de FlightAware, realizó su último vuelo comercial a mediados de marzo y posteriormente, con el estallido de la pandemia y el cierre de fronteras, que resultó en la cancelación de cientos de vuelos por todo el mundo, fue trasladado para ser almacenado en el Aeropuerto Internacional Al Maktoum en Dubái, parte del complejo residencial, comercial y logístico Dubai World Central, que se inaugurará por completo en siete años. Días después, el 25 de marzo, regresó al Aeropuerto Internacional de Dubái, ingresando en uno de los hangares de la aerolínea y el 14 de mayo, realizó un vuelo de pruebas con duración de una hora y media sobre el Golfo Pérsico, en la costa de los Emiratos Árabes Unidos. 

A pesar de todas las incertidumbres sobre la flota de la compañía y sus miles de empleados, que podrían ser despedidos, como se especuló esta semana, el retiro de los más antiguos Super Jumbo en operación en la flota de Emirates fue anunciada en septiembre pasado por su director ejecutivo, Tim Clark. Según el directivo, este año, al menos dos unidades serían retiradas y canibalizadas en Dubai World Central, para reutilizar las piezas y componentes como repuesto para los demás equipos; entre las razones detrás de la decisión estaría el alto costo de mantenimiento de los equipos más viejos, que requeriría entre otras cosas, cambios de tren de aterrizaje, siendo que cada uno costaría unos 90 millones de dólares.

Emirates es el más grande operador del A380 en todo el mundo, con 115 unidades entregadas y ocho más pendientes de entrega, programadas para el segundo semestre de este año y finales del próximo, terminando con el programa. Los nuevos ocho equipos ya saldrán de factoría de Airbus en Toulouse-Blagnac configurados con la nueva clase económica premium, que según la aerolínea, revolucionará el servicio y comodidad de esta categoría. Con la caída en la demanda de pasajeros debido al nuevo coronavirus (COVID-19), y con el pronóstico de que el mercado sólo recuperará los niveles anteriores a la crisis en dos años, se especuló que Emirates rechazaría la entrega de las aeronaves pendientes y además, retiraría al menos 46 unidades de servicio; Emirates negó la información y reafirmó su apuesta por el modelo. 

 

Ver essa foto no Instagram

 

Uma publicação compartilhada por Saeed Al Ali (@saeed_sultan) em

Foto: John Taggart/Wikipedia

  • author's avatar

    Por: Erick Cerqueira

    Amante de la aviación desde el nacimiento, trillando caminos hacia vuelos más altos.

    Bachillerato en Relaciones Internacionales por la Federal University of Sergipe (UFS).

    En Instagram @_erickcerqueiraf | erick.cerqueira@transponder1200.com

  • author's avatar

Deja tu comentario.