Emily Howell Warner conocida popularmente como “Comandante Emily” o “Primera Dama de la Aerolínea” falleció a los 81 años de edad con más de 21 mil horas de vuelo el pasado viernes 3 de julio.

La carrera de Emily comenzó temprano, a los 17 años, en su primer viaje en avión hacia su entrenamiento para poder convertirse en asistente de vuelo, el copiloto notó su fascinación por volar. Él dijo: ¿Por qué no tomas algunas lecciones de vuelo?, mientras que estaba sorprendida, le  preguntó: «¿Puede una chica tomar lecciones de vuelo?» Tras la confirmación del piloto, Emily decidió seguir adelante.

Emily Howell Warner es conocida como “Comandante Emily” falleció a los 81 años de edad con más de 21 mil horas de vuelo.

Después de obtener la aprobación de sus padres, ella pagó $13 dólares por semana, de su salario semanal de $38, para tomar clases de vuelo, hasta que obtuvo su licencia de piloto privado después de un año. Emily se convirtió en reportera de la fuente de la industria de la aviación y luego en instructora de vuelo certificada en la Clinton Aviation Company en Denver.

Al ver a varios estudiantes a los que enseñó, ir a las aerolíneas, pensó: «Bueno, ¿por qué no puedo hacer eso?» Luego, en 1968, Emily solicitó un puesto para piloto y, aunque con frecuencia renovaba su solicitud, hubo poco progreso y se sentía desanimada de ver a sus antiguos alumnos, siendo todos hombres eran contratados por las aerolíneas.

Pero las cosas mejoraron en enero de 1973, cuando el vicepresidente de Frontier Airlines acordó reunirse con ella, después de que un colega suyo, también instructor, la recomendó ampliamente para poder ocupar el puesto de piloto, por lo que fue contratada un 29 de enero de 1973.

Según el Salón Nacional de la Fama de la Mujer, al que Emily ha tenido el honor de unirse desde 2001, ha hecho historia en la aviación muchas veces desde que voló. Fue la primera mujer piloto contratada por una aerolínea comercial estadounidense, la primera comandante y, en 1986, la primera líder de la primera tripulación de vuelo femenina en los Estados Unidos.

Emily Warner Field honrada por todos los premios recibidos, siempre mencionó que lo que importaba era que otras mujeres pudieran seguir sus pasos y perseguir sus sueños en el cielo.

Después de que una aerolínea me contrató, otra compañía aérea contrató a una mujer, y pronto, otros contrataron a más mujeres. Hay muchas pilotos femeninas ahora. Nos estamos haciendo cargo”.

Se convirtió en un ejemplo de mentora personal para muchos, habiendo ganado casi todos los premios de aviación disponibles en ese momento, incluido el Premio Amelia Earhart a la Mejor Mujer de Aviación de Estados Unidos.

  • author's avatar

    Por: Hans Bravo

    Arquitecto, Piloto Comercial de Ala Fija y Spotter Fotógrafo de Transponder 1200

  • author's avatar


Deja tu comentario.