La Asociación Internacional de Transporte Aéreo -IATA- ha publicado una declaración con cinco principios fundamentales para reiniciar la operación aérea. En la declaración, los CEO de las principales aerolíneas miembro de la asociación se han comprometido a colocar su “granito de arena” para que la aviación contribuya a contener la propagación del Coronavirus.

El primer punto tiene que ver con poner la seguridad siempre por encima de todo. Las aerolíneas se comprometen a trabajar para implementar medidas de bioseguridad que cuiden la salud de los pasajeros y tripulaciones. Las compañías deberán asegurarse de que la aviación no se convierta en un medio de propagación para enfermedades como el COVID-19 o las que haya por venir.

En segundo lugar, la aviación deberá responder con flexibilidad a medida que la crisis y la ciencia avancen. Además de implementar los controles que las autoridades sanitarias determinen y colaborar en todo momento con la bioseguridad, las compañías aéreas deben implementar protocolos para responder a la crisis. La flexibilidad y adaptabilidad para atender los cambios en el mercado serán fundamentales, de cara a nuevos cierres de fronteras o restricciones de movilidad en el futuro.

También podría interesarte: “A favor de usar cubrebocas en los vuelos, pero en contra de dejar asientos vacíos”: IATA

Uno de los puntos más importantes es que la aviación debe ser un motor de reactivación de la economía. Las aerolíneas deberán garantizar la capacidad para atender el mercado y las demandas de la reactivación económica tan rápido como sea posible. Por otro lado, deberá garantizarse que el transporte aéreo sea asequible en el periodo posterior a la pandemia.

El cuarto principio se relaciona con el medio ambiente. Las compañías aéreas se comprometen a recortar las emisiones de carbono a la mitad de los niveles del 2005 para el 2050. Además, se debe implementar efectivamente el CORSIA (plan de compensación y reducción de carbono para la aviación internacional). Esto puede ser un impulso para los fabricantes que se esfuerzan cada día por recortar las emisiones de sus aeronaves y aumentar la eficiencia.

El quinto y último compromiso será operar de acuerdo con normas mundiales armonizadas y mutuamente reconocidas por los gobiernos. Deberán armonizarse las nuevas medidas de cara a la reactivación de la aviación. Para ello, las compañías deberán trabajar de la mano con la OACI y la OMS y asegurarse de que las medidas que se dispongan sean cumplidas a cabalidad.

Con estos principios, los líderes de las aerolíneas del mundo buscan el reinicio seguro, responsable y sostenible de la aviación -una de las industrias más afectadas en la pandemia-. Sin vuelos, el mundo se ha empobrecido. La pérdida de puestos de trabajo en el sector de los viajes y el turismo es devastadora para las economías.

En la declaración, la IATA expresó:

Nos estamos preparando para restablecer la contribución social y económica de la aviación a nuestro mundo, reiniciando las operaciones tan pronto como sea posible hacerlo de manera segura”.

  • author's avatar

    Por: Daniel Suárez Mikán

    Un apasionado de la aviación. Controlador de Tránsito Aéreo y futuro Ingeniero Aeroespacial. ¿Sus Hobbies? Su trabajo, es decir, la aviación. También se ocupa como programador, diseñador gráfico, fotógrafo y periodista aeronáutico.

    Cuidad: Bogotá, D.C., Colombia.

  • author's avatar

Deja tu comentario.