Investigación criminal concluye gracias a una botella dejada en un avión

El ADN de un hombre fue identificado gracias una botella dejada en un avión. La investigación comenzó en 1985 pero no había podido concluirse debido a la falta de tecnología. Actualmente el sujeto se encuentra detenido enfrentando cargos por homicidio.

From the Cockpit

Hace 36 años no existía la tecnología de reconocimiento de ADN que ha facilitado las investigaciones delictivas. Gracias a los avances, la Policía del Condado Douglas en Colorado anunció que un hombre fue arrestado luego de encontrar pruebas en su contra. Los hechos ocurrieron el 21 de noviembre de 1985 cuando el presunto delincuente entró en la casa de otro hombre y terminó con su vida con un arma de fuego. La policía desde entonces comenzó las investigaciones.

Cinco años después, el presunto delincuente contactó a la esposa del hombre que falleció para extorsionarla. Solicitó más de 100,000 dólares para evitar daños a su familia. En una carta expresó:

En un día nevado de noviembre de 1985, maté a tu esposo. Probablemente tienes miedo y esperas que esto sea una broma, pero deberías temer porque no lo es. Para probar quién soy te contaré lo que sucedió esa mañana: Me quité la máscara de ski para que tu esposo viera quién terminó con su vida y porqué…”

Posteriormente la familia continuó recibiendo cartas y amenazas hasta que el delincuente fue detenido en Los Ángeles, California. Será trasladado a Colorado donde iniciará su proceso legal. Por su parte, los investigadores explicaron cómo dieron con el hombre. La policía encontró la máscara de la que se habla en la carta, por lo que la resguardaron para hacerle pruebas. Al no haber tecnología suficiente para llevar a cabo análisis más precisos, la investigación se suspendió.

From the Cockpit

En 2018 los investigadores decidieron reabrir el caso y enviar las muestras de ADN a un laboratorio y contratar a un especialista en genealogía genética. Comenzaron a reducir la lista de sospechosos hasta que dieron con el nombre del sujeto. La policía comenzó a observarlo y a seguirlo. Por lo que en un vuelo de Nueva Orleans a los Ángeles los agentes recuperaron una botella de la que el sospechoso bebió. Posteriormente analizaron el nuevo ADN y coincidió con las muestras de la máscara de 1985. Ahora el presunto delincuente deberá presentarse ante las autoridades para determinar su culpabilidad, por lo que podría ser acreedor a cadena perpetua.

  • author's avatar

    Por: Uri Luna

    Ing. en Aeronáutica y Piloto Comercial, apasionado por los aviones y el espacio exterior. En sus ratos libres es un entusiasta de la natación, los viajes y la comida.

  • author's avatar

Deja tu comentario.