La Agencia Australiana de Seguridad en el Transporte (ATSB) publicó el informe oficial de la investigación del incidente ocurrido con un British Aerospace 146 el 22 de enero de 2019, cuando la aeronave despegó de Sídney con el puntal de la cola (Tail Strut) aún conectado al fuselaje. El “Strut” se desprendió de la aeronave al hacer contacto con la pista y fue retirado posteriormente. La aeronave continuó su vuelo hacia Brisbane con normalidad.

A las 4:15 hora local, el British Aerospace 146-300 de National Jet Express -con matrícula VH-NJZ- aterrizó en Sídney, como una escala programada operando un vuelo de carga entre Melbourne y Brisbane. Luego de las labores de descarga y carga de la aeronave, el personal de tierra olvidó retirar el “Tail Strut”, una estructura que se usa para que el avión no golpee la cola contra el suelo, en caso de perder el balance mientras es descargado. Este tipo de estructuras se usa con frecuencia en aeronaves de este tamaño, ya que dada su configuración, tienen una tendencia natural a perder el equilibrio hacia atrás, cuando están siendo cargadas.

También podría interesarte: Incidente: Controlador autorizó dos aviones para despegar de la misma pista en Schiphol

Dentro del procedimiento regular, el capitán y el ingeniero en tierra deben completar una lista de chequeo donde se confirma doblemente que las puertas y paneles han sido cerrados, el “Tail Strut” removido y los protectores de la puerta almacenados. En la madrugada del 22 de enero de 2019, el ingeniero olvidó retirar el puntal de la cola y luego abrevió la lista de chequeo en una sola frase: “Está cerrado y almacenado, libre para los cuatro motores”.

Luego de salir de la posición de parqueo, el personal de tierra de otra compañía se percató de que el VH-NJZ estaba rodando hacia la pista con el puntal aún conectado, pero no lograron comunicarse con la tripulación para advertirles, por lo que el avión inició carrera de despegue con el Tail Strut aún en la cola.

A pesar de que el BAe 146 aterrizó con normalidad en Brisbane y la parte que dejó en la pista fue removida antes de generar riesgo para otras aeronaves, la lección queda clara una vez más: las listas de chequeo están hechas para ser completadas. En una labor rutinaria es fácil perder la conciencia de la situación y la lista es la única forma de garantizar que se ejecute cada paso de un proceso todas las veces que se realiza. Por otro lado, el personal de tierra debe tener comunicación fácil y rápida con la torre de control del aeródromo, para poder alertar de situaciones como éstas. De haberse notificado a la torre tan pronto se dieron cuenta, el avión no hubiera despegado.

  • author's avatar

    Por: Daniel Suárez Mikán

    Un apasionado de la aviación. Controlador de Tránsito Aéreo y futuro Ingeniero Aeroespacial. ¿Sus Hobbies? Su trabajo, es decir, la aviación. También se ocupa como programador, diseñador gráfico, fotógrafo y periodista aeronáutico.

    Cuidad: Bogotá, D.C., Colombia.

  • author's avatar

Deja tu comentario.