Irán niega tener relación con Boeing 747 venezolano incautado en Argentina

Tiempo de lectura: 2 minutos

Un día después de la incautación en Argentina del Boeing 747-300M de Emtrasur Cargo, matrícula YV3531, la República Islámica de Irán negó oficialmente tener alguna relación con la aeronave operada por la aerolínea estatal carguera venezolana. El avión fue incautado con tripulación venezolana e iraní a pedido de Estados Unidos por sospechas de que su operador predecesor, una empresa iraní sancionada, todavía es dueña del avión, también sancionado. 

Según nueva información difundida por la prensa, Estados Unidos sospecha que la aeronave no había sido adquirida por la empresa venezolana, sino que sólo fue arrendada de la iraní Mahan Air (dueña del avión), violando así las sanciones impuestas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro (OFAC) contra la aerolínea y contra el Boeing. Una de las razones que corroboran la tesis de las autoridades estadounidenses es que el Capitán de la aeronave es ciudadano iraní y sería miembro de la junta directiva de la aerolínea, además de tener vínculos con el gobierno iraní. 

Según el diputado argentino Gerardo Milman, el Capitán fue identificado como Gholamreza Ghasemi, exoficial de Alto Rango de la Guardia Revolucionaria Iraní (IRGC) y quien sería accionista y miembro de la junta directiva de la aerolínea iraní. Mahan Air negó que la tripulación y la aeronave tuvieran alguna relación con la empresa y dijo que el avión fue vendido a Emtrasur Cargo y su operación, así como la tripulación, es responsabilidad de la empresa venezolana. 

Antes de la incautación, el avión había cumplido el vuelo chárter ESU9218 procedente del Aeropuerto Intercontinental de Querétaro (QRO) transportando autopartes para una empresa automotriz. Estados Unidos ya había estado monitoreando su movimiento durante semanas y aprovechó la oportunidad, en cooperación con gobiernos de la región, para incautarlo; luego del despegue del Aeropuerto Internacional de Ezeiza Ministro Pistarini (EZE) en Buenos Aires, se vio obligado a regresar a la capital argentina porque los países vecinos negaron la autorización de sobrevuelo. 

En tierra, ya lo aguardaba agentes de la Polícia Federal Argentina (PFA), de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y de la Dirección General de Aduanas y Migraciones del Ministerio del Interior. La tripulación estaba compuesta por diecisiete personas, diez de ellos ciudadanos venezolanos y siete iraníes; los trasladaron a un hotel y les confiscaron los pasaportes. Posteriormente se les devolvieron los pasaportes y se les permitió a todos salir del país, incluyendo los iraníes, pero sin la aeronave incautada, ya que no habían cometido ningún delito. El caso continúa siendo investigado. 

  • author's avatar

    By: Erick Cerqueira

    Amante de la aviación desde el nacimiento, trillando caminos hacia vuelos más altos.

    Bachillerato en Relaciones Internacionales por la Federal University of Sergipe (UFS).

    En Instagram @ecfilho_ | erick.cerqueira@transponder1200.com

  • author's avatar

Deja tu comentario.