La AFAC caminando como cangrejos y México atrapado en la Categoría 2

Tiempo de lectura: 4 minutos

La semana pasada se dieron a conocer los resultados de la séptima evaluación que realiza la Agencia Federal de Aviación (FAA) de EE.UU., a la autoridad de aviación mexicana, la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC), luego de la degradación de México a Categoría 2 hace más de un año, por deficiencias encontradas en su operación.

GOOGLE NEWS

Lo malo que salió de la evaluación es que la AFAC sigue sin cumplir debidamente con todas las deficiencias señaladas hace un año cuando se dio la degradación, cosa que de alguna manera estaba prevista porque se tienen contempladas diez evaluaciones antes de realizar una nueva auditoria para ver si se da a México nuevamente la Categoría 1. Lo peor es que se encontraron nuevas deficiencias de las que se tomó nota y se agregan a la lista de pendientes de las autoridades mexicanas en el proceso para recuperar la Categoría.

De acuerdo con la información disponible, la FAA detectó una nueva falta de capacidad técnica de la autoridad aeronáutica, así como su incapacidad para supervisar adecuadamente a los prestadores de servicios aéreos en todas sus ramas, así como una legislación aeronáutica endeble con no cumple con los estándares de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

En teoría estas evaluaciones periódicas son para ayudar a la AFAC a cumplir con todas las deficiencias encontradas antes de que se realice una nueva auditoría oficial, que no tiene ningún caso mientras las autoridades mexicanas no cumplan con todo lo que les señalaron. Pero si se contemplaban 10 evaluaciones y estas han sido más o menos cada 2 a 3 meses, es más que obvio que México no recuperará la Categoría 1 hasta fin de año, si bien nos va. ¿Por qué, entonces, las habladurías de diversos funcionarios diciendo que México va a recuperar la Categoría 1 para tal o cual fecha si saben que no es siquiera posible? Algunos medios incluso informaron que la gente de la FAA se retiró sin haber cambiado a México de categoría cuando no venían a eso, el cambio está fuera de la discusión hasta que se realice la nueva auditoría y para ello las autoridades mexicanas tienen que cumplir cabalmente para superar las deficiencias encontradas en su operación.

Uno de los graves problemas de esta administración, y ya lo hemos señalado en otras ocasiones, es que el nombramiento de los diversos funcionarios no obedece a razones de preparación adecuada, experiencia y calidad en su trabajo, sino que sean absolutamente leales a la 4T sin importar sus resultados. Así que muchos nombramientos, y no solamente en aviación, son para gente impreparada, sin la experiencia adecuada y sin entender que su trabajo involucra leyes y reglamentos internacionales que se tienen que cumplir. Pero llegan a operar sus cotos de poder buscando beneficios personales o partidistas, sin importar la operación de las dependencias. Y cuando esto sucede con algo tan delicado como la aviación, estas son las consecuencias.

Por eso el visto bueno al Aeropurto Internacional Felipe Ángels (AIFA) sin tener estudios de ningún tipo más que la encuesta amañada del presidente antes de tomar el poder; por eso el absurdo rediseño del espacio aéreo alrededor de la Ciudad de México; por eso los conflictos entre aviones que son cada vez más frecuentes y que esperemos no terminen en un lamentable accidente; por eso la falta de controladores preparados para un lugar tan complicado; por eso la falta de inspectores para cumplir cabalmente las funciones de supervisión de la autoridad; entre otros temas.

Y también es cuestión de los recortes de presupuesto, aunque diga el presidente López Obrador lo contrario, porque una de las observaciones más importantes respecto a los inspectores de la AFAC, es que no pueden pretender tener profesionistas con los conocimientos, capacitación y experiencia que se requiere para desempeñar esas funciones, con sueldos vergonzosos, porque lo único que logran es que las personas que valen la pena no se queden y a la menor oportunidad se vayan a trabajar a otra parte.

Y, por supuesto, la corrupción, que no se ha terminado, y como prueba ahí está el robo de los exámenes del CIAAC para pilotos, que no ha sido castigado, y que obligó a las autoridades a hacer nuevos exámenes desarrollados por gente que a todas luces no tiene idea de lo que use trata y ocasionó que el 95% de los estudiantes que presentaron el examen salieran reprobados.

Y mientras tanto, las consecuencias son para el país y para las empresas mexicanas, no para los extranjeros. Las aerolíneas nacionales cumplen perfectamente con todas las reglamentaciones internacionales para poder volar a otros países, principalmente EE.UU., pero con la degradación del país por responsabilidad completa de la autoridad, no pueden ahora crecer en el mercado más importante, no pueden solicitar nuevas rutas, más frecuencias, cambios de equipos ni realizar vuelos en código compartido con aerolíneas estadounidenses. Así que el mercado ha crecido por la gran cantidad de vacacionistas que han regresado a las playas de México, además de los viajes de negocios, y todo ese crecimiento se lo están llevando las aerolíneas extranjeras, justo cuando nuestras aerolíneas requieren de los mayores ingresos para recuperarse de la crisis del COVID.

La ineptitud cuesta muy cara, y es lo que nos está demostrando el gobierno actual. Cuando en 2010 el gobierno de su odiado Felipe Calderón enfrentó una crisis similar por tener a otro inepto en la SCT, en tan solo 6 meses México había recuperado la Categoría 1; pero ahora, si todo sale bien habrá tardado un año y medio en lograrlo.

Y el presidente López Obrador sigue creyendo que puede engañar a todos con facilidad, que lo que él lo dice es cierto porque lo dice él, y que puede repartir culpas hacia todas partes para cubrir la ineptitud e ineficacia de su gobierno. Por eso todo es culpa de los gobiernos pasados, de los “intereses oscuros” de sus adversarios imaginarios y ahora hasta la deshonestidad de las instituciones internacionales. Pero negar la realidad no la cambia y los grandes problemas que ha creado para la aviación nacional no van a desaparecer por arte de magia.

Telegram

Por el bien del país y de nuestra aviación, esperemos que de verdad se trabaje para superar todos los problemas encontrados y que para fin de año México haya recuperado la Categoría 1, o serán nuestras aerolíneas, no las extranjeras o las autoridades locales, las que paguen el precio del castigo a México.

  • author's avatar

    By: Erick Haw Mayer

    Apasionado de la aviación y la industria automotriz de toda la vida, tiene una Licenciatura en Informática y un Postgrado en Comunicación y R.P. Aunque tiene experiencia en empresas del rubro automotriz y en Mexicana de Aviación, su vida profesional se ha dedicado más al periodismo especializado en todo tipo de medios impresos y electrónicos, incluyendo la revista Avión Revue de Latinoamérica.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...