La historia del poderoso Lockheed Constellation

Era 1939 y la aerolínea Trans World Airlines (TWA), liderada por Howard Hughes, solicitó a Lockheed un avión comercial transcontinental con que pudiera volar de costa a costa en los Estados Unidos. El nacimiento del L-1049, también conocido como Constellation, fue un parteaguas en la industria aeronáutica.

En 1937, Lockheed estaba trabajando en el diseño de otro avión, el L-044 Excalibur, un avión comercial cuatrimotor con cabina presurizada, pero las altas exigencias de TWA, en especial de millonario Hughes, dieron a los ingenieros un reto que superaría por mucho al Excalibur y como consecuencia resultó en el ya mencionado L-1049 Constellation, haciendo que los ingenieros centraran todas sus energías en el diseño del prometedor avión.

Se dice que, Willis Hawkins, uno de los ingenieros de Lockheed, sostuvo que el programa Excalibur era en realidad para encubrir el desarrollo del Constellation, puesto que el gobierno estadounidense también estaría echando ojo al nacimiento del Constellation; por lo mismo, el desarrollo constituye uno de los secretos corporativos mejor guardados durante el Siglo XX en Estados Unidos.

El Constellation, o como le solían decir también “Connie”, fue fabricado entre 1943 y 1958 en la planta de Burbank (California), alcanzando las 856 unidades. El primer prototipo levantó vuelo un 9 de enero de 1943. Para 1951 obtiene  la certificación comercial y se estrena un diciembre del mismo año con un vuelo de Eastern de Miami a Nueva York.

De acuerdo a Anthony Sampson en la publicación ‘Empires of the Sky’, el intrincado diseño pudo haber sido llevado a cabo por Lockheed, pero la forma, capacidades, apariencia y esencia del Constellation fueron guiados por las exigencias del excéntrico Hughes durante el proceso de diseño.

Sin embargo, Lockheed sostiene que Hughes se empeñó en proponer las características inusuales que debería tener el avión en relación a sus contemporáneos (presurización, velocidad, alcance y autonomía). TWA hizo una orden inicial de 40 Constellation, de modo que tuviera exclusividad en el desarrollo del avión frente a sus aerolíneas competidoras, otorgándole una ventaja de aproximadamente dos años.

Se proyectó para ser el primer avión comercial presurizado, aunque debido a las circunstancias que se desarrollaron mientras se encontraba en construcción, fue superado por el Boeing 307. De cualquier forma fue pionero en incorporar novedosos sistemas como calefacción eléctrica para deshielo en los bordes de ataque de las alas y estabilizadores, así como controles asistidos hidráulicamente.

Desde 1943, el gobierno estadounidense pidió a Lockheed estudiar la posibilidad de desarrollar una variante del Constellation, el Super Constellation, unos metros más largo y con capacidad de carga ara uso de la Armada (US Navy) y la Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF). También pensado y diseñado para competir con el Douglas DC-6 como avión de transporte y AWACS, y con el DC-6B que podía llegar a transportar 23 pasajeros más que el L-1049.

En 1950 Lockheed recompró a Hughes Tool Company el prototipo XC-69 que estaba equipado con cuatro motores radiales Pratt & Whitney R-2800 en lugar de las plantas de potencia Wright R-3350 que utilizaban los modelos en producción. En 1953 el motor R3350 “Turbo” estaba disponible para su utilización civil, y Lockheed lo incorporó como planta de potencia en la nueva versión L-1049C que efectuó su primer vuelo el 17 de febrero de ese mismo año, consiguiendo mejorar los rendimientos de su competidor, el DC-6B, con una mayor velocidad de crucero, régimen de ascenso y techo de servicio.

Se llegaron a producir 550 aparatos operados en sus versiones civiles, algunas de las reconocidas aerolíneas que optaron por agregar al Connie a sus filas fueron: Aeropostal Venezolana, Air France, Air India, Avianca, Cubana de Aviación, Iberia, KLM y Qantas. Por otro lado, en Latinoamérica, la primera en operar con el Super Constellation (L-1049C y L-1049G) fue Cubana de Aviación que lo utilizaba para sus  servicios en sus rutas desde La Habana hacia Madrid, Nueva York y México.

Las últimas cinco unidades, se vendieron a Miami International Aerodyne en 1966. Como anécdota curiosa cabe destacar su apelativo de “el mejor trimotor del mundo” es debido a las numerosas paradas de motor en vuelo durante sus primeras operaciones. 

Si bien, Connie queda en la historia de la aviación como evidencia de avances tecnológicos y de diseño en la industria aeronáutica, todo evoluciona y con la llegada del Boeing 707 y del Douglas DC-8, muchos operadores del Constellation lo retiraron del servicio, efectuando su último vuelo comercial de pasajeros en 1993 operado por Dominican Airlines.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com