La historia del soviético Tupolev Tu-144 y la carrera supersónica

24 agosto 2018
24 agosto 2018
Tiempo de lectura: 4 minutos

Vamos a hablar de la aeronave soviética que le ganó el despegue al Concorde y a los prototipos estadounidenses, maravilla de la ingeniería bautizada como Túpolev Tu-144. Estamos hablando del primer avión comercial supersónico en la historia de la aviación, meses antes de que el famoso Concorde emprendiera vuelo, este pájaro soviético debutaba a miles de kilómetros al este.

GOOGLE NEWS

Durante un espectáculo aéreo en Moscú, el dirigente de la Unión Soviética y líder del Partido Comunista, Nikita Jrushchov, vio en el aire a los bombarderos supersónicos Tu-22 y preguntó al diseñador aeronáutico que se encontraba a su lado: “Andréi Nikoláievich Tupolev, ¿podrías transportar personas en vez de bombas?”.

No es extraño que la carrera por conquistar los cielos con aviones supersónicos se diera entre Europa, Estados Unidos y la URSS. El nacimiento del Tu-144 es claro ejemplo de lo que ocurría en la Guerra Fría, cuando la URSS y Occidente luchaban con todos sus recursos por la supremacía tecnológica, sin importar el dinero, ni el riesgo.

De Europa conocemos la historia del Concorde, creado por la alianza entre Francia y el Reino Unido; de Estados Unidos, bueno, el intento se hizo con el Boeing 2707, digo intento pues éste no llego a despegar y el proyecto se canceló en 1971 antes de que se completaran los prototipos.

Su fabricación fue responsabilidad de la Túpolev OKB ( Opytno Konstruktórskoye Biuró, Oficina de Construcción y diseño Túpolev), era una carrera contra el tiempo y, bajo presión y nerviosismo -puedo asegurarles que no era nada conveniente quedar mal con los líderes de la Unión Soviética- los mejores ingenieros soviéticos llegaban a la fecha límite puesta por el Partido Comunista (1 de enero de 1969) preguntándose, ¿volará o no?

El 31 de diciembre de 1968, todo supuestamente listo y con mal tiempo meteorológico pero la esperanza de ver al nuevo prodigio de la ingeniería elevarse, los responsables del proyecto dan luz verde. “No te olvides de cantar una canción por el camino”, le dijo Túpolev al piloto de pruebas.

"Uniendo al mundo de la aviación, en una misma frecuencia".
Siguiente articulo
24 agosto 2018

LO MÁS LEÍDO