La NASA retira el último Lockheed S-3B Viking del mundo

Tiempo de lectura: 2 minutos

La Agencia Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) de EE.UU., dio a conocer que retirará de servicio su avión Lockheed S-3B Viking; el último de su tipo en servicio activo y que utilizaba su Centro de Investigación Glenn, en Cleveland, para realizar estudios diversos.

FRACTIONAL

Cuando la Marina de EE.UU. retiró el Lockheed S-3B de servicio activo en 2009, el único avión que continuó en servicio fue el de la NASA, el cual fue comprado en 2004 durante estos años llevó a cabo misiones de investigación. Ahora será retirado y enviado al Museo del Aire y el Espacio en San Diego, California.

El Gerente de Operaciones de vuelo del Centro de Investigación Glenn, Jim Demers, dijo:

Este es el último S-3B que vuela hoy en cualquier parte del mundo. Ha sido un caballo de batalla para la NASA, pero ya no hay piezas para mantenerlo en activo”.

Originalmente diseñado por Lockheed Martin como un avión de guerra antisubmarina, el S-3B Viking de la NASA fue completamente reconfigurado en 2006 con fines de investigación de vuelo. Todos los sistemas de armas se quitaron y se reemplazaron por aviónica civil, GPS y sistemas de comunicación por satélite para realizar investigaciones de comunicaciones.

Una de sus principales contribuciones ha sido ayudar a las innovaciones aeronáuticas de la NASA para definir los estándares de comunicación que la Administración Federal de Aviación (FAA) puede aplicar a los sistemas de aeronaves no tripuladas para una operación segura en el espacio aéreo de EE.UU.

El Líder del Proyecto de Comando y Control de la NASA, Mike Jarrell, comentó:

Este viejo avión ha ayudado mucho en el futuro de la aviación. El S-3B ha sido una combinación perfecta para nuestra investigación. Tiene un fuselaje donde podemos montar una variedad de antenas; vuela de manera constante, baja y lenta, para que podamos comunicarnos con las estaciones terrestres».

Los proyectos de investigación

Jarrell agrega que el S-3B realizó vuelos de investigación en todo el terreno del espacio aéreo estadounidense, incluidas montañas, colinas, sobre el agua, llanuras y desiertos. Los resultados de la investigación de vuelo le dieron a la NASA, la FAA y sus socios comerciales un camino hacia radios de comando y control seguros y confiables que se utilizan para la comunicación terrestre con sistemas de aviones no tripulados.

RELACIONADO
¿Qué empacarías para tu próximo viaje a la luna? #NASAMoonKit

El S-3B también realizó vuelos de investigación para monitorear el crecimiento de las floraciones de algas en el lago Erie y desarrollar equipos de imágenes hiperespectrales para proporcionar datos más precisos para los científicos universitarios que estudian el problema. Los generadores de imágenes hiperespectrales se montan en la parte inferior de la aeronave; analizan un amplio espectro de luz para identificar tipos de floraciones de algas nocivas en el agua.

La investigación de comunicaciones de la NASA en movilidad aérea avanzada continuará utilizando un avión T-34 Mentor; a medida que se desarrollen nuevos estándares para recomendar a la Administración Federal de Aviación.

Foto: NASA

  • author's avatar

    Por: Erick Haw Mayer

    Apasionado de la aviación y la industria automotriz de toda la vida, tiene una Licenciatura en Informática y un Postgrado en Comunicación y R.P. Aunque tiene experiencia en empresas del rubro automotriz y en Mexicana de Aviación, su vida profesional se ha dedicado más al periodismo especializado en todo tipo de medios impresos y electrónicos, incluyendo la revista Avión Revue de Latinoamérica.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...