Las autoridades deberían entender las necesidades de la industria aérea antes de realizar proyectos

Telegram

La Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero) de México, señaló recientemente que la crisis por la pandemia del COVID-19 frenó la colaboración que se estaba dando entre la industria aérea del país y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), en donde ambos realizaban esfuerzos para que se comprendieran mejor las necesidades de las aerolíneas, así como comunicar adecuadamente las prioridades de la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles en los terrenos de la Base Militar de Santa Lucía.

El Presidente de Canaero y Director de Air Canada para América Latina y el Caribe, Luis Noriega Benet, dijo que sí ha habido una colaboración con las autoridades y que ha sido una experiencia diferente trabajar con quien está llevando a cabo el proyecto porque tiene una visión distinta a lo que estaban acostumbrados en la industria; sin embargo, la colaboración entre la industria y el gobierno ha sido cada vez más estrecha.

Por su parte, el representante de IATA en México y Director de Canaero, Cuitláhuac Gutiérrez, también comentó que se ha logrado una mejor comunicación con el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Carlos Morán Moguel, quien les ayudó, como industria, para que sus necesidades operativas sean escuchadas. También hicieron un recorrido por las instalaciones del aeropuerto con el General Vallejo.

Sin embargo, desde el inicio de la construcción, la IATA ha solicitado al gobierno que considere las necesidades de la industria, no es solo que sea un aeropuerto seguro, sino que atienda las necesidades de los pasajeros y aerolíneas sin encarecer los servicios.

Pero en realidad ha sucedido lo contrario, no es cuestión de que la industria aérea “entienda” el proyecto de Santa Lucía, quien debería entender las necesidades de las aerolíneas antes de realizar un proyecto de esa magnitud son las autoridades. No se trataba de hacer un aeropuerto por hacerlo sino para resolver los problemas de saturación del Aeropuerto Benito Juárez de la Ciudad de México. El sistema de aeropuertos no permite la conectividad que se tenía planeada con el de Texcoco ni tendrá las facilidades de acceso y transporte, lo que será problemático para los usuarios, sobre todo para quienes viven en el sur de la ciudad.

Desde el inicio de la administración de AMLO, la Canaero señaló la importancia para la industria de seguir adelante con el proyecto de Texcoco y las razones de por qué era más conveniente que el proyecto de Santa Lucía que impulsaba el nuevo presidente. Pero las autoridades no escucharon y fue decisión política la suspensión de Texcoco en favor de un nuevo aeropuerto en la Base Militar.

Más aún, es momento en que no se han presentado los estudios de impacto ambiental ni de las operaciones simultáneas en el espacio aéreo que no resolverán la saturación que se tiene hoy a pesar de que el presidente, sin conocimiento del tema, dijo que se pueden operar los aeropuertos de manera simultánea. Los estudios de MITRE, previos a la decisión de Texcoco, demostraron lo contrario.

RELACIONADO
Aeronaves sin pilotos: ¿somos la última generación antes de ser sustituidos por robots?

Construir un aeropuerto por capricho no significa que las aerolíneas y el público lo utilizarán, si no reúne las condiciones adecuadas no será atractivo para los usuarios, y sin pasajeros las aerolíneas no pueden sostener su operación. El Director de Volaris, Enrique Beltranena, declaró recientemente que no prometió operar en Santa Lucía, para tomar la decisión deberán considerar varios factores para determinar que la operación sea rentable y hasta que tengan la información podrán decidir si operan en el aeropuerto o no. Y lo mismo sucede con las demás aerolíneas a pesar de haber participado con mandar aviones el día de la inauguración de la pista militar del aeropuerto Felipe Ángeles.

Solamente Aeroméxico ha sido firme en sostener que su modelo de negocio no les permite operar en dos aeropuertos simultáneamente, porque no son aerolínea de vuelos punto a punto, sino que ofrecen conexiones a través de un Hub, y eso no puede hacerse en dos aeropuertos distintos.

Por cierto, aunque parece que no se lo dijeron al presidente, el día de la inauguración de la pista sí hubo conflicto en las operaciones, y el AICM tuvo que suspender sus actividades por un lapso de tiempo para evitar conflictos con los aviones que durante 3 horas mantuvieron patrones de espera sobre Santa Lucía porque no les daban entrada al aeropuerto. Y eran solo 4 aviones ocupando el espacio aéreo de entrada hacia la Ciudad de México.

  • author's avatar

    Por: Erick Haw Mayer

    Apasionado de la aviación y la industria automotriz de toda la vida, tiene una Licenciatura en Informática y un Postgrado en Comunicación y R.P. Aunque tiene experiencia en empresas del rubro automotriz y en Mexicana de Aviación, su vida profesional se ha dedicado más al periodismo especializado en todo tipo de medios impresos y electrónicos, incluyendo la revista Avión Revue de Latinoamérica.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...