El pasado 27 de enero, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, activó una orden ejecutiva “fast track”, en la que viajeros procedentes de siete nacionalidades tenían prohibido la entrada a los Estado Unidos de Norteamérica.

A través de un comunicado se le notificaron a las aerolíneas sobre las nuevas restricciones migratorias, las cuales también incluían la revocación de visas por 90 días.

El Departamento de los Estados Unidos (DOT), levantó la prohibición de viajeros procedentes y con visa de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen, luego de que un juez federal del estado de Washington, bloqueara el pasado 4 de febrero temporalmente la orden ejecutiva.

Durante los 9 días de prohibición, La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) pidió al Gobierno de los Estados Unidos, prudencia, coordinación y claridad ante tal evento, luego de la confusión que generó en las aerolíneas y pasajeros.

Además, estallaron varias protestas en los aeropuertos de la comunidad americana en contra del “veto” a la entrada a refugiados e inmigrantes de los siete países musulmanes.

Algunas aerolíneas, principalmente KLMEgyptair y Qatar Airways se vieron afectadas, tanto en sus vuelos como en el cambio de roles de sus tripulaciones con dichas nacionalidades. 

 

  • author's avatar

    Por: Roberto Mtz Armendáriz

    Periodista independiente con más de 10 años de experiencia en los medios de comunicación. Ha participado en varios proyectos de casas radiodifusoras como titular de noticieros en FM (Grupo Radiorama) y ha sido Jefe de Información de varios periódicos mexicanos. También, posee Licencia de Oficial de Operaciones de Aeronaves.

    Ciudad de México.

  • author's avatar

Deja tu comentario.