El final de una saga de cinco años parece estar llegando a su fin, con un nuevo capítulo esta semana. Finalmente, el posible primer Sukhoi Superjet 100 de la aerolínea regional rusa, Alrosa, salió del hangar de pintura de Spektr-Avia en Uliánovsk, parte de la línea de ensamblaje final del fabricante Sukhoi Civil Aircraft (SCAC), realizando el primer vuelo luciendo los nuevos colores del transportista. Sin embargo, una vez más, la compañía estaría indecisa sobre recibirlo; en su flota, podrá ser el responsable de reemplazar el Tu-134.

Con matrícula RA-97020 (s/n 95183), el avión fue ensamblado en febrero del año pasado (1.3 años de edad), originalmente como parte del pedido de la aerolínea irlandesa CityJet, que decidió abandonar el modelo prematuramente después de innumerables problemas en su operación, resultando en pérdidas financieras y mucho dolor de cabeza. Después de recibir su configuración de interior y la pintura de Alrosa, el pasado martes 2 de junio, regresó a Moscú-Zhukovski.

Hace al menos cinco años, desde 2015, que Alrosa demuestra interés en operar el RRJ-95B, anuncia la adquisición de unidades del pasillo único de ensamblaje ruso, pero posteriormente, cerca de la primera entrega, desiste de incorporarlos; fue así al menos dos veces. La última, hace dos años, argumentó problemas con el alcance y la capacidad de pasajeros del Superjet, decidiendo terminar el acuerdo de adquisición antes de la entrega.

En mayo del año pasado, retiró su último Tu-134 de operación comercial, el único en todo el mundo que siguía en servicio activo en el transporte de pasajeros; con un avión menos en la flota y la necesidad de un modelo regional para complementar el Boeing 737 Next Generation en los vuelos domésticos en Siberia, una vez más, anunció una solicitud de propuestas (RFP) para la adquisición de dos unidades del Sukhoi Superjet, para ser entregados este año.

El acuerdo de arrendamiento a largo plazo, por seis años, fue firmado en diciembre con la estatal State Transport Leasing Company (GTKL); según periódicos rusos, por la cantidad mensual de 10.5 millones de rublos, el equivalente a 150.000 dólares, por cada una de las dos aeronaves. Sin embargo, ahora con el primer avión listo para entrega, Alrosa confirmó que está (nuevamente) reconsiderando su incorporación, por el precio y por los impactos del nuevo coronavirus (COVID-19); pero con el subsidio que será ofrecido por el gobierno ruso, está abierta a (re)negociar e incorporarlo. ¿Será esta vez?

  • author's avatar

    Por: Erick Cerqueira

    Amante de la aviación desde el nacimiento, trillando caminos hacia vuelos más altos.

    Bachillerato en Relaciones Internacionales por la Federal University of Sergipe (UFS).

    En Instagram @_erickcerqueiraf | erick.cerqueira@transponder1200.com

  • author's avatar

Deja tu comentario.