Como se anunció a principio de abril en Transponder 1200, las pérdidas de la aerolínea alemana alcanzan el millón de Euros cada hora, por cuenta de la crisis del COVID-19. Lufthansa necesita ayuda urgente para evitar la bancarrota, pero aparentemente no la van a aceptar a cualquier costo. La compañía está analizando las alternativas que tendría al paquete de ayuda del gobierno, luego de que las negociaciones en Berlín no mostraran mayor avance.

Durante la mañana del martes 28 de abril, aún no se habían puesto de acuerdo el CEO de la aerolínea Carsten Spohr y los Secretarios de Estado Jörg Kukies y Ulrich Nussbaum en relación con las condiciones bajo las cuales se daría el paquete de ayuda para Lufthansa. El gobierno ha ofrecido 9.000 millones de euros entre inyección de capital y préstamos, que entregaría a una tasa de interés del 9% de acuerdo con la información del diario Süddeutsche Zeitung. A cambio, el gobierno federal recibiría un 25% de participación en la compañía y dos puestos en la Junta de Supervisión.

Si bien es cierto que Lufthansa necesita la ayuda económica con urgencia, las directivas de la compañía se niegan a entregar tal participación administrativa por dos razones principales: no quieren darle al gobierno palabra para intervenir en decisiones corporativas influenciadas por intereses políticos y, por otro lado, con los dos votos del gobierno y los de los representantes de los empleados, habría mayoría suficiente para tomar decisiones en la junta. Lo anterior imposibilitaría recortes de personal o decisiones como la de cerrar la subsidiaria Germanwings.

La aerolínea está detrás de un acuerdo parecido al que han obtenido compañías como Airbus, en las cuales los gobiernos han obtenido participación accionaria, pero no pueden influir directamente en las decisiones corporativas. El Plan B que considera Lufthansa para afrontar la crisis, sería acogerse al llamado modelo de Escudo Protector en el que la compañía tendría tres meses para preparar un plan de insolvencia y acogerse a la ley de quiebra, lo que permitiría controlar las deudas y ganar tiempo para tomar decisiones.

En los próximos días se publicarían los detalles de los acuerdos entre la compañía y el gobierno alemán, luego de una última ronda de negociaciones en la que intervendrán la Canciller Angela Merkel y el Ministro de Finanzas Olaf Scholz.

  • author's avatar

    Por: Daniel Suárez Mikán

    Un apasionado de la aviación. Controlador de Tránsito Aéreo y futuro Ingeniero Aeroespacial. ¿Sus Hobbies? Su trabajo, es decir, la aviación. También se ocupa como programador, diseñador gráfico, fotógrafo y periodista aeronáutico.

    Cuidad: Bogotá, D.C., Colombia.

  • author's avatar

Deja tu comentario.