Pilotos a medias y la urgencia de las aerolíneas por contratar

A veces preocupa la urgencia y la urgencia pude o deberá tratarse dependiendo de cada caso. Hablando del mercado laboral, muchos jóvenes egresados de distintas carrera tienen la urgencia por desempeñarse en lo que estudiaron, pero esto en algunas otras industrias –que no es la aeronáutica- suelen ser decepcionantes.

En México, según las encuestas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), creció el desempleo de la población económicamente activa, con una tasa superior al 3.4% reportado en el penúltimo mes del año 2017.

Algunos de los jóvenes en el “no tan peor de los escenarios”, se desempeñan en otras actividades que no están relacionadas con sus carreras, dejando atrás lo que bien pudieran haber hecho por su industria.

El desempleo en nuestro país –que suman casi 2 millones de mexicanos-, según analista apuntan a que el tema es multifactorial, pero la decisión de un empleador se posa en las capacidades del solicitante y la experiencia para el puesto. Algunas encuestas aisladas, apuntan a que las empresas –por lo menos en México- no encuentran a candidatos dignos de sus compañías y es que simplemente no cumplen las exigencias del puesto.

En la industria de la aviación y centrándonos en las plazas laborales para pilotos aviadores, la situación es un tanto similar que en otras industrias. Si bien, las aerolíneas buscan a pilotos que cuenten con ciertas horas de vuelo, habilitaciones en licencias, competencia lingüística (RTARI), entre otras, se “quejan” de no hallar a pilotos bien preparados y capacitados.

Pero la situación va más allá. Algunas aerolíneas –sin hablar de Volaris- invierten miles de pesos en sus concursos para aspirantes al puesto de pilotos que, una gran parte de ellos simplemente no son aviadores bien capacitados. Las escuelas de vuelo, sin duda, juegan un papel importante en esta ecuación.

En la contraparte, el viacrucis para el estudiante de la carrera de piloto aviador no sólo termina con las 180 horas de vuelo de instrucción. El obtener la cédula profesional, cursos extras y las horas de vuelo que requieren las compañías aéreas les es muy complicado.

Anteriormente, escribimos una nota relacionada con el tema de la cédula profesional que destapó el interés por la prensa tradicional y realizaron algunos reportajes sobre el caso. Al parecer, el Colegio de Pilotos Aviadores de México (CPAM), uno de los promotores de la profesionalización de los pilotos en el país se ha puesto trabajar en el asunto para atender esta problemática.

Pero el crecimiento en la industria de la aviación ha obligado a las aerolíneas a contratar “pilotos a medias” para cubrir sus operaciones y los puestos en cabina de las nuevas aeronaves que llegarán. Esto quiere decir que, el proceso de selección se ha degradado preocupantemente por un tema llamado URGENCIA.

Si bien esto puede impactar en el área de la seguridad operacional, las aerolíneas comienzan a tomar un rumbo peligroso al convertirse prácticamente en escuelas formadoras… pero en la vida real y con pasajeros.

Recordando aquellos años de la década de los noventa cuando era realmente complicado encontrar un puesto de piloto, los aviadores de la época tenían más tiempo para prepararse, no existían tantas oportunidades en un futuro inmediato, fallar era casi pecado en una atmósfera entre el éxito o fracaso.

Ahora, las principales aerolíneas en México realizan recurrentemente concursos de reclutamiento y selección donde los candidatos si fueron rechazados en una tienen más oportunidades para dejar su curriculum en otras.

Considero que esta problemática tripartita:

  • Escuelas de vuelo

Con sus honradas acepciones, los alumnos son vistos como minas de oro, con instrucción teórica deprimente, mal formados y con quizá con la mitad de horas de vuelo que deberían realmente de tener en bitácora (180 horas de vuelo), con los casos de las famosas horas compartidas “de ya saben quién” y no hablo de AMLO.

  • Piloto en formación

Donde se lee un Currículum vació y que inocentemente se tiene la falsa sensación de que la carrera lo dio todo; sin un interés de formar parte de conferencias, cursos, pláticas, prácticas de simulador o hasta volverse instructor de vuelo o teórico durante una temporada. Simplemente se estudia para lo que se pide.

  • Aerolíneas

Estas sí que les toco “bailar con la más fea”. Pero creo que veremos en un futuro un efecto realmente interesante y es que podrían abrirse Academias de Pilotos, que desde cero formen las aerolíneas al producto que tanto buscan y quieren.

Esto no es nada nuevo sobre todo en Asia-Pacífico y Golfo, las aerolíneas les ocurrió en el pasado un efecto muy similar y optaron por crear a sus propios pilotos y vaya que les resulto bastante bien, y hasta con un nuevo modelo de negocio.

En caso de ocurrir esta situación, ahora serán las Escuelas de Vuelo que les toque bailar con la más fea, así lo dicta la última sentencia.

Deja tu comentario.

También te podría gustar...

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com