Con estándares de seguridad sanitaria reforzados y nuevas reglas en las operaciones aéreas, los pilotos de ASPA continúan trabajando en favor de la aviación nacional y de los mexicanos al mantener vuelos de repatriación y de transporte de insumos y equipo médico durante la pandemia por COVID-19 en el mundo.

Más de 70 operaciones aéreas para el transporte exclusivo de carga se han realizado hasta este momento; transportando toneladas de insumos como mascarillas, googles, protectores para el rostro, respiradores y equipo médico vital que ha sido embarcado y entregado en México y otros países en Latinoamérica que han solicitado vuelos de fletamento. Los pilotos de ASPA han asumido con honor la responsabilidad de ser parte de la cadena de ayuda en estos momentos de crisis sanitaria, pese a las largas jornadas que implican los vuelos y la reducción de entre el 40% de su salario para los pilotos de Aeromar y entre el 50% y 65% para los pilotos de Grupo Aeroméxico.

Hoy compartimos algunas historias que viven los pilotos de ASPA de México en estos días de contingencia sanitaria:

Cap. José Ramón De Busk
Primer Oficial Boeing 787
Aeroméxico
14,500 horas de Vuelo

“En estos días nuestro trabajo cobra mayor importancia porque nos damos cuenta de la huella positiva que como gremio dejamos en el mundo. Tener la oportunidad de traer insumos médicos a mi país y a otros países amigos es un privilegio que los pilotos agradecemos”.

 

A diferencia de un vuelo de carga común, las operaciones que se han realizado entre México y China tienen varias particularidades, desde adaptar el avión para subir a bordo los insumos hasta la programación de los tripulantes, así lo explica el Cap. Juan Ramón de Busk, quien es primer oficial de Boeing 787 en Aeroméxico desde hace 14 años y participó en uno de los vuelos que trajo a nuestro país material médico desde China:

“Se tiene que adaptar el avión para traer la mayor cantidad de carga, utilizando incluso los asientos de la cabina de pasajeros, ahí se colocaron cientos de cajas con mascarillas. También se opera con tripulaciones reforzadas, generalmente en un vuelo a Asia vamos 3 o 4 pilotos, pero en esta ocasión tenemos que ir 6 pues sabemos que estaremos casi 24 horas en el avión turnándonos, es cansado, pero el optimismo se contagia. El vuelo de regreso de China a México fue de 17 horas debido a que se cambió la ruta porque no estaba permitido sobrevolar el territorio estadounidense; en total el tiempo de jornada fue de casi 24 horas”.

Este vuelo fue parte del despliegue de varias operaciones más de Aeroméxico hacia y desde Asia, lo que llamó la atención de los controladores de vuelo en Estados Unidos, quienes se sorprendieron de que hubiera varios B787 volando juntos cuando la aviación mundial tiene tan poca actividad: “Nos preguntaban por qué había tantos aviones, a dónde íbamos y qué transportábamos; me sentí orgulloso de cumplir una misión tan importante como traer insumos para los hospitales y con ello cuidar a nuestra querida gente de México y otros países a los que tengo años volando”, relata el Cap. De Busk.

Cap. Salvador Miranda Lepez
Primer Oficial Boeing 737NG
Aeroméxico
3,000 horas de Vuelo

“El deber se cumple”, le comentó a Salvador su padre cuando le notificaron que haría un vuelo redondo a Perú. El pasado 19 de marzo se realizó un vuelo de repatriación México-Lima-México, que permitió a 146 peruanos y 150 mexicanos reunirse con sus familias. Luego de varias gestiones fallidas con aerolíneas peruanas y mexicanas, pilotos de ASPA aceptaron -a través de Grupo Aeroméxico- realizar el vuelo para los casi 300 pasajeros.

El Capitán Salvador Miranda, primer oficial en Aeroméxico desde hace cinco años, recuerda este vuelo como uno de los más emotivos en su carrera profesional: “Cuando estábamos aterrizando en México, escuchamos a los pasajeros cantando el cielito lindo, algunos se acercaron a darnos las gracias por haber aceptado hacer ese vuelo e incluso una pasajera escribió una carta de agradecimiento muy emotiva para nosotros; nos dimos cuenta que los pilotos de ASPA realmente estamos contribuyendo en estos momentos difíciles para México y para el mundo, me siento agradecido de la confianza que depositan en nuestro trabajo”.

La jornada para los pilotos fue de 15 horas continuas, por lo cual participaron dos tripulaciones y a pesar de que el aeropuerto de Lima ya estaba cerrado a las operaciones aéreas, fue abierto únicamente para este vuelo de repatriación: “En estas condiciones de crisis todos los vuelos son diferentes, pero como pilotos tenemos el profesionalismo para sortear alguna dificultad y además la responsabilidad de asegurar que nuestros pasajeros lleguen con seguridad a su destino”, afirma el Cap. Miranda quien hace unos días recibió un reconocimiento de la Comisión Nacional de Derechos Humanos por su valiosa ayuda a nuestro país al realizar vuelos de repatriación.

Cap. Martha Vera Araujo
Capitán de Boeing 787
Aeroméxico
18 mil horas de Vuelo

“En definitiva, la pandemia por Coronavirus es la peor crisis que hemos enfrentado en la aviación, pero estoy optimista, ya que toda crisis tiene retos, pero también oportunidades. La unidad de los pilotos de ASPA será fundamental para lograr superar esta adversidad, saldremos fortalecidos”.

Martha tiene más de 24 años como miembro activo de ASPA, durante este tiempo desarrollando su actividad profesional ha sido testigo de varias crisis en el sector: “La primera crisis a la que me enfrenté fue la quiebra de Aeroméxico en 1988, yo estaba terminando mis estudios de aviación y fue muy difícil encontrar trabajo.” En 2001, luego del atentado a las Torres Gemelas en Nueva York, tuvo que adaptarse -al igual que millones de pilotos y pasajeros- a las nuevas reglas en la industria aérea.

La Cap. Martha Vera recuerda que la epidemia de H1N1 fue una gran amenaza que impactó negativamente al sector aéreo mexicano, sin embargo, la pandemia que hoy vivimos tiene otra magnitud: “Esta es la peor crisis que se ha presentado en la aviación, el impacto ha sido global y aún no sabemos el alcance de las repercusiones ni el tiempo que llevará la recuperación. Pero estoy optimista, ya que toda crisis tiene retos, pero también oportunidades.

La unidad de los pilotos de ASPA será fundamental para lograr superar esta adversidad, saldremos fortalecidos” Martha ha comandado ya tres vuelos del puente aéreo con China para traer insumos médicos, con jornadas de hasta 17 horas en vuelo y pernoctas de varios días. Estas operaciones también han sido aprovechadas para llevar carga a diferentes puntos del país, no sólo de China a México; en el vuelo más reciente, salieron de México a Tijuana para llevar 14 toneladas de insumos a la ciudad, de ahí continuar a Japón y luego a China: “Un vuelo promedio significa ocho días fuera de casa, es un trabajo arduo pero creo que todos los pilotos de ASPA nos sentimos honrados con esta participación, se siente muy bien realizar con gusto mi trabajo y poner un granito de arena para ayudar en estos momentos de crisis”.

Cap. Héctor Bustos Rivas
Primer Oficial
ATR 42/72
Aeromar
4,800 Horas de Vuelo

“Me enorgullece saber que mi trabajo contribuye de manera positiva en medio de esta crisis sanitaria”.

No hay duda de que la pandemia mundial por COVID 19 ha tenido un duro impacto en la aviación nacional, en este contexto, los pilotos de ASPA decidieron apoyar a sus empresas para mantener liquidez económica y salvaguardar sus empleos. Desde finales de marzo, los 1200 pilotos de Grupo Aeroméxico están aportando más del 50% de su salario más otras prestaciones y rotación de personal sin goce de sueldo; en abril, los 107 pilotos de ASPA que laboran en Aeromar firmaron un acuerdo para ceder el 40% de sus percepciones, vigente hasta finales de mayo, aunque revisable de acuerdo con la evolución en el mercado aéreo.

El Cap. Héctor Bustos es piloto de Aeromar desde hace cinco años y durante esta época transporta doctores y personal de salud de manera gratuita. “Estas semanas han sido difíciles para los pilotos y desde luego crea incertidumbre, sin embargo, procuramos mantenernos optimistas en que la aviación mexicana se recuperará. Las acciones que emprendimos responsablemente por medio de ASPA aseguran la continuidad de la empresa y de las fuentes de trabajo”.

A pesar de la reducción de rutas, Aeromar mantiene la conectividad vía aérea de muchas ciudades al interior de nuestro país “Me enorgullece saber que mi trabajo contribuye de manera positiva en medio de esta crisis sanitaria y que a pesar de que hay menos rutas o menos frecuencias, colaboramos para que las personas y personal médico que necesita transportarse lleguen a sus destinos, además de llevar en cierta medida insumos para hospitales regionales e incluso personal médico que viaja gratuitamente a través de la campaña Llevamos Héroes”, comenta Héctor.

Los pilotos de ASPA asumimos con honor la responsabilidad de contribuir para que el mundo siga conectado; continuaremos apoyando a la aviación nacional, a nuestras empresas y a los mexicanos con la dedicación y profesionalismo que nuestro sindicato ha demostrado durante más de seis décadas.

Agradecemos a todos aquellos que confían en nosotros para acercarlos, aún en estos tiempos difíciles, a su destino.

  • author's avatar

    Por: Redacción

    «Uniendo al mundo de la aviación, en una misma frecuencia».

  • author's avatar


Deja tu comentario.