Problemas en la línea de producción del Boeing 787 Dreamliner, ha llevado a los reguladores de seguridad aérea a revisar los fallos de control de calidad que se remontan a casi una década.

El fabricante de aviones ha dicho a la FAA. Que produjo ciertas piezas en sus instalaciones de Carolina del Sur que no cumplieron con sus propios estándares de diseño y fabricación, según un memorando interno de la Administración Federal de Aviación del 31 de agosto.

Como resultado de las secciones del fuselaje trasero, que no cumplieron con los estándares de ingeniería. Personal de la fábrica solicitó una revisión de alto nivel por parte de la FAA.

La directiva menciona que las oficinas de la FAA en Seattle se encuentran revisando problemas de diseño y fabricación y que podrían cubrir hasta 900 de los 1,000 Dreamliners entregados desde 2011.

La última palabra depende del resultado de las revisiones continuas de Boeing y la agencia, así como de las decisiones de los funcionarios de mayor jerarquía de la FAA. El alcance de la revisión refleja que las preocupaciones de la agencia son significativas.

Boeing ha dicho a los reguladores que un defecto resultante de la pérdida de calidad no representa una amenaza inmediata para la seguridad de la flota de Dreamliners de Boeing. Los jets de fuselaje ancho tienen un excelente historial de seguridad y se utilizan con frecuencia en rutas internacionales. La agencia de seguridad no se encuentra preparando una acción inmediata y no han señalado públicamente los pasos que podrían tomar.

Pero ese desliz, combinado con otro defecto en la línea de ensamblaje recientemente descubierto, llevó a Boeing a dar el paso inusual a fines de agosto de decirle voluntariamente a las aerolíneas que pusieran en tierra 8 de sus 787 para reparaciones inmediatas. Desde entonces, Boeing ha confirmado públicamente que los 8 aviones no eran seguros para permanecer en servicio.

Un portavoz de Boeing dijo que el fabricante de aviones está realizando una revisión exhaustiva para comprender la causa raíz de los dos defectos y está inspeccionando los aviones recién producidos antes de la entrega. La compañía ha informado completamente a la FAA y está trabajando en estrecha colaboración con los reguladores, agregó. «Estamos tomando las medidas adecuadas para resolver estos problemas y evitar que vuelvan a ocurrir»

Recordemos que en nuestro país Aeroméxico es operador de 19 aeronaves de este tipo, llegando a México por primera vez en agosto del 2013 la aerolínea usa este equipo de cabina ancha como reemplazo del Boeing 777 que por mucho tiempo operó.

  • author's avatar

    Por: Hans Bravo

    Arquitecto, Piloto Comercial de Ala Fija y Spotter

    Fotógrafo de Transponder 1200

  • author's avatar

Deja tu comentario.