Qantas demora su ‘Proyecto Sunrise’ hasta el 2024

Tiempo de lectura: 2 minutos

Antes de que la pandemia del COVID-19 pusiera de cabeza a la industria de la aviación y el turismo en el mundo, la aerolínea australiana Qantas Airways tenía planes para establecer vuelos de ultra largo alcance, denominado «Proyecto Sunrise«. La ruta entre Londres y Sydney se conoce como la «ruta del canguro» no solo porque es un animal típico de la ex colonia inglesa, sino porque en su origen solo podía hacerse dando “saltos” por el reducido de alcance de los aviones. Los saltos cada vez son menos, pero aún así, no se puede llegar todavía sin escalas.

El primero de los vuelos ultra largos de Qantas que ya operaba, fue Perth-Londres sin escalas con un Boeing 787-9. Pero Sydney y Melburne quedan totalmente fuera del alcance de cualquier avión de hoy. Fue ahí cuando surgió el “Proyecto Sunrise”, Qantas quiere un avión con capacidad suficiente para operar de Sydney y Melbourne a Europa y Nueva York.

Se recibieron propuestas de los dos principales fabricantes, Boeing ofreció el 777-8X mientras que Airbus puso sobre la mesa una nueva versión de ultra-largo alcance del A350-1000. Ambos cuentan con la capacidad suficiente para estos larguísimos vuelos de alrededor de 19 horas, pero el Boeing tardaría varios años en estar listo, el Airbus estaría listo para el 2022 y ofrece además mayor capacidad, así que Qantas decidió ir con Airbus, pero no se había firmado el contrato cuando se tuvo que poner todo en pausa por la pandemia.

Qantas, de hecho, ha sido de las aerolíneas más afectadas puesto que la gran mayoría de sus vuelos y de sus ingresos eran operaciones de largo alcance, y hoy con las restricciones que Australia impuso, solo puede volar a destinos domésticos, Nueva Zelanda y poco más. La mayoría de su flota está en tierra esperando mejores momentos. Esperan que todo comience a volver a la normalidad poco a poco a partir de mediados de este año.

RELACIONADO
Pilotos aprueban condiciones de vuelo para el 'Proyecto Sunrise' de Qantas

Pero el Director Ejecutivo de la empresa, Alan Joyce, no quita el dedo del renglón con su proyecto de los vuelos de ultra largo alcance:

Queremos retomar el tema a finales del 2021, con la mira puesta en iniciar [los vuelos ultra largos del Proyecto Sunrise] probablemente para el 2024 y en adelante”.

Podría parecer un poco extraño el optimismo de Joyce ante las actuales circunstancias, pero sí tiene razones para pensar que el Proyecto Sunrise tendrá éxito hacia la mitad de la década. Una de ellas es el cambio de tendencias de los pasajeros con respecto a las escalas y conexiones, que han sido necesarias en estos vuelos tan largos. Muchos viajeros van a querer reducir su contacto con otros por la crisis del COVID-19, por lo que van a preferir vuelos directos, así que será un atractivo adicional ofrecer estos servicios.

También está el gran éxito que Qantas logró en el vuelo de Perth a Londres que operó por un año previo a la pandemia, y se convirtió en una de las rutas más lucrativas para la aerolínea y con uno de los mayores índices de satisfacción para el pasajero. Así que a pesar de la frustración que pudiera tener la aerolínea por la demora de los servicios de ultra largo alcance por la pandemia, Joyce sigue optimista hacia su Proyecto Sunrise que seguramente será un parteaguas en viajes internacionales.

  • author's avatar

    Por: Erick Haw Mayer

    Apasionado de la aviación y la industria automotriz de toda la vida, tiene una Licenciatura en Informática y un Postgrado en Comunicación y R.P. Aunque tiene experiencia en empresas del rubro automotriz y en Mexicana de Aviación, su vida profesional se ha dedicado más al periodismo especializado en todo tipo de medios impresos y electrónicos, incluyendo la revista Avión Revue de Latinoamérica.

  • author's avatar

Deja tu comentario.

También te podría gustar...