Qatar Airways confirmó el pasado martes 2 de junio que hará una inyección de capital en el más grande grupo aeronáutico de latinoamérica, LATAM Airlines Group, a través de la modalidad de financiación a largo plazo debtor-in-possession (DIP), para aumentar la liquidez del grupo durante el proceso de recuperación judicial. Fue a finales de mayo que el grupo sudamericano acogió al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de los Estados Unidos para una reestructuración financiera y operativa ante los impactos de la crisis global de nuevo coronavirus (COVID-19) sobre el sector aéreo.

Durante una entrevista al periódico neoyorquino Bloomberg, el director ejecutivo de la aerolínea qatarí, Akbar al Baker, señaló que LATAM Airlines Group tiene gran importancia en su cartera de inversiones y es una inversión importante a largo plazo para Qatar Airways, y por lo tanto, apoyará financieramente el grupo de aerolíneas sudamericanas. Como resultado, la cotización de los papeles del grupo en las bolsas de Santiago de Chile (BCS) y Nueva York (NYSE) han registrado alzas a lo largo del día.

Fue cuando LATAM Airlines se acogió al Chapter 11 que Qatar Airways, accionista con una participación del 10 por ciento, ha respaldado las familias Amaro (brasileña) y Cueto (chilena), principales accionistas de la aerolínea, comprometiéndose a invertir, en conjunto, una cantidad de 900 millones de dólares bajo una financiación como deudor en posesión (DIP), donde no tienen posesión de activos como garantía del préstamo, pero tienen prioridad para recibir el dinero sobre el cual un acreedor tiene el derecho de retención o similares garantía.

Delta, que recientemente se convirtió en un inversor con una participación del 23 por ciento, no inyectará capital, ya que enfrenta la crisis con dificultades y está recibiendo subversión del gobierno. Al Baker también dice que Qatar Airways continuará regresando con sus propios recursos, pero si la crisis continúa y si se necesita un rescate, probablemente buscará una inyección de capital del gobierno de Qatar, que tendrá una participación en la aerolínea.

En la ocasión, el ejecutivo subrayó que Airbus y Boeing, los dos principales fabricantes aeronáuticos del mundo, deberían permitir a todos transportistas el aplazamiento de las entregas hasta al menos por dos años. Qatar Airways tiene alrededor de 50.000 millones de dólares en su cartera de pedidos (backlog) pendientes de entrega con ambos fabricantes. «Si no lo hacen, nos perderán permanentemente como clientes», finalizó al Baker.

  • author's avatar

    Por: Erick Cerqueira

    Amante de la aviación desde el nacimiento, trillando caminos hacia vuelos más altos.

    Bachillerato en Relaciones Internacionales por la Federal University of Sergipe (UFS).

    En Instagram @_erickcerqueiraf | erick.cerqueira@transponder1200.com

  • author's avatar

Deja tu comentario.