Como precaución y siguiendo los procedimientos estándares ante la situación, la tripulación del Boeing 787-9 Dreamliner de United Airlines, matrícula N26952, declaró emergencia sobre el Pacífico y regresó al Aeropuerto Internacional de Narita durante la noche del miércoles 13 de mayo, después que el parabrisas delantero izquierdo se agrietó en vuelo. Este es un tipo frecuente de incidente y generalmente no representa grandes riesgos a la seguridad del vuelo, ya que el parabrisas está compuesto por más de una capa de vidrio y otros componentes.

En el momento del incidente, como clasificado por las autoridades locales, el avión cumplía el vuelo UA2862, que despegó del Aeropuerto Internacional de Hong Kong Chek Lap Kok a las 16:56LT (GMT+8) con cuatro tripulantes y sin pasajeros a bordo —probablemente con carga—, en dirección al Internacional de San Francisco. Casi cuatro horas después del despegue, alrededor de las 22:10LT (GMT+9), mientras sobrevolaba el Océano Pacífico en la costa japonesa a 40 mil pies de altitud, a unos 870 kilómetros (470 millas náuticas) al leste-nordeste de Tokio, la tripulación declaró emergencia, reportando el agrietamiento del parabrisas izquierdo e iniciando la desviación a Tokio-Narita. 

Con la expansión del daño y siguiendo el procedimiento estándar previsto para este tipo de situación, la tripulación inició el descenso; minutos más tarde, ingresó en la aproximación para el aterrizaje en el aeródromo japonés, que ocurrió sin mayores contratiempos a las 00:07LT del jueves. El incidente fue reportado por el Ministro de Tierra, Infraestructura, Transporte y Turismo da Japón, que señaló que la declaración de emergencia se produjo a las 22:10LT, por el agrietamiento del parabrisas del capitán.

El avión todavía sigue en tierra en Tokio-Narita para reemplazar el parabrisas dañado; el despegue a San Francisco está programado para la tarde del sábado 16 de mayo en horario local. Recordamos que el parabrisas de un avión se compone de más de una capa de vidrio, además de capas de butiral de polivinilo —material de gran adherencia y durabilidad— plásticos, película de calefacción anti-hielo y películas anti-niebla. Generalmente, en casos de agrietamiento en vuelo, es la capa exterior del parabrisas que sufre el daño —por algún corto circuito en los sistemas de calefacción, con el calentamiento desigual entre las capas, por ejemplo— y no ofrece riesgos que puedan conducir a una falla en toda la estructura del parabrisas o a la seguridad del vuelo.

Fotos: Satoshi Fukuda/Yahoo!

  • author's avatar

    Por: Erick Cerqueira

    Amante de la aviación desde el nacimiento, trillando caminos hacia vuelos más altos.

    Bachillerato en Relaciones Internacionales por la Federal University of Sergipe (UFS).

    En Instagram @_erickcerqueiraf | erick.cerqueira@transponder1200.com

  • author's avatar

Deja tu comentario.